Galicia estrena la bajada de restricciones con una multa cada seis minutos

La Delegación del Gobierno revela que Galicia cerró el fin de semana de la reapertura de la hostelería y la movilidad con 300 propuestas de sanción

Control policial

Control de movilidad en Santiago de Compostela ante las restricciones por Covid-19. Europa Press

Galicia cierra su primer fin de semana tras la bajada de restricciones con un balance de 300 propuestas de sanción por incumplimientos de la normativa contra el coronavirus. Según los datos aportados por la Delegación del Gobierno, la comunidad registró una media de 150 multas al día y unas seis por cada una de las horas que transcurren desde las 6.00 hasta las 22.00, momento a partir del cual entra en vigor el toque de queda.

La Delegación del Gobierno en Galicia ha subrayado que se han llevado a cabo estas multas tras dos jornadas en las que se han efectuado inspecciones en más de 2.000 locales de hostelería y en las que se han identificado a un total de 21.000 personas y algo más de vehículos.

El cerco de Sanidade a la hostelería

Según revela la institución capitaneada por Javier Losada, la mayor parte de las propuestas de sanción giran en torno al uso incorrecto de las mascarillas por parte de los clientes de los locales. En este sentido, el delegado del Gobierno en Galicia ha advertido de que las fuerzas de seguridad se mostrarán «inflexibles» con los comportamientos que pongan en riesgo la salud de todos, y ha lamentado episodios como el vivido en Ourense el pasado sábado, cuando la Policía Nacional tuvo que disolver un botellón en el que participaban unos 200 jóvenes en la Plaza de San Antonio, episodio por el que fueron identificados tanto las personas que participaban en esa reunión como los responsables de establecimientos que les vendieron bebidas.

La propia Xunta de Galicia avanzó la semana pasada que se intensificarían los controles para garantizar el cumplimiento de las restricciones, antes de que, el pasado viernes, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, expresase su preocupación tras observar “que las terrazas no están al 50%”. “Esa gradualidad de abrir el 50% es un acuerdo que hemos tomado entre todos y tenemos que intentar hacer todo lo posible para que se cumpla”, remarcó.