El ex consejero delegado de Ros Roca se consuela en el ladrillo

stop

Miguel Herrera-Lasso, apartado de la dirección de la compañía tras la fusión con Terberg, se une a la socimi de los Gallardo

Xavier Alegret

El centro de Madrid (en la imagen) y Barcelona vuelven a ser un polo de atracción de inversores inmobiliarios
El centro de Madrid (en la imagen) y Barcelona vuelven a ser un polo de atracción de inversores inmobiliarios

Barcelona, 22 de julio de 2016 (01:00 CET)

El directivo mexicano Miguel Herrera-Lasso se incorporó a la multinacional catalana de tratamiento de residuos urbanos Ros Roca en 2011, y fue su consejero delegado hasta hace tres meses. La venta del 70% de la empresa a Terberg supuso el desembarco en su sede de Tàrrega (Lleida) de la cúpula de la compañía holandesa. Y de paso, el adiós de Herrera-Lasso, que ha buscado refugio en el ladrillo.
 
El ex consejero delegado de Ros Roca se ha unido a la sociedad de inversión inmobiliaria (socimi) Optimum Re Spain, en la que también están Antonio Gallardo, consejero de la farmacéutica Almirall, y directivos de Prosegur y Fujitsu, entre otros ejecutivos, para invertir en las grandes capitales españolas.  

La socimi ha comunicado recientemente al registro mercantil el nombramiento de Herrera-Lasso como consejero, incorporación que tuvo lugar en abril, junto a la de Jordi Jofre, presidente del fondo de capital riesgo especializado en energía Siroco Capital y consejero del también fondo Nauta.  

A pesar de su salida de Ros-Roca, Herrera-Lasso continúa vinculado a la empresa leridana –que ha trasladado la sede social a sus oficinas de Inglaterra– como consultor estratégico, según asegura el directivo mexicano en su currículum. También es, desde enero, miembro del consejo asesor de Eurofragance.
 
Cien millones

Optimum Re Spain Socimi SA está ultimando su salida a bolsa tras completar su última ampliación de capital, como avanzó Economía Digital. Este fondo, gestionado por BMB Investment Management Partners, tiene como objetivo invertir 100 millones en edificios residenciales en Barcelona y Madrid, y ya ha destinado a ello 60 millones de euros.  

De hecho, hace pocas semanas cerró su última ampliación de capital, hasta completar los 50 millones que aportan sus 70 socios. Además, la socimi ha apalancado otros 50 millones, con lo que la inversión final será de 100 millones.

El fondo prevé llegar a comprar unos 15 edificios de Barcelona y Madrid, la mayoría ocupados por inquilinos, aunque con la intención de poder vender algunos inmuebles cuando queden vacíos. El negocio está en mejorar los edificios para revalorizarlos. Se trata de inmuebles céntricos adquiridos a un precio medio de 2.100 euros el metro cuadrado, según explicaron fuentes del sector.

De Berlín a Barcelona y Madrid

BMB Investment Management Partners empezó invirtiendo en inmuebles en Berlín, con un fondo en el que participaron, entre otros, la presidenta de Coca-Cola Europen Partners, Sol Daurella, y que obtuvo grandes plusvalías, como explicó Economía Digital.    

Tras la peor fase de la crisis en España, sus gestores, encabezados por Josep Borrell, vieron la oportunidad de volver a ser rentables en España, por lo que decidieron constituir las primeras socimis para invertir en las grandes ciudades del país.  

Fuentes del sector apuntan que la inmobiliaria es ahora una inversión bastante rentable, especialmente si se hacen compras de edificios, lo que abarata el precio del metro cuadrado y permite sacar buenas plusvalías con las ventas de pisos individualmente. Además, tras la crisis, los precios del alquiler vuelven a tender a subir, y más en zonas céntricas de Barcelona y Madrid.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad