El Gobierno aprueba el bono alquiler para 70.000 jóvenes: estos son los requisitos y fechas

El Gobierno aprueba el bono de 250 euros mensuales durante dos años para jóvenes de hasta 35 años y el Plan Estatal de Vivienda 2022-2025 con ayudas a personas con pocos recursos

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez. EFE

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el esperado real decreto por el que se regula el ‘Bono Alquiler Joven’ de 250 euros al mes para unos 70.000 jóvenes de entre 18 y 35 años durante máximo dos ejercicios para cada joven, así como el nuevo Plan Estatal para el acceso a la vivienda 2022-2025 con ayudas para las personas con menos recursos.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha confirmado que en ambos casos las ayudas entrarán en vigor con carácter retroactivo desde el pasado 1 de enero, por lo que los beneficiarios de las mismas cobrarán las ayudas no percibidas desde el inicio del año 2022.

Aunque el Gobierno tenía previsto aprobar este martes también el anteproyecto de Ley por el Derecho a la Vivienda, se ha retrasado debido a que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) tumbó el informe del ponente progresista y examinará uno nuevo el día 27, pero Sánchez ha lanzado un mensaje de «tranquilidad y plena confianza» porque la ley será «una realidad y llegará pronto al Consejo de Ministros».

Sánchez ha subrayado que los Presupuestos de este año destinan 3.290 millones y con las tres medidas aprobadas este martes –bono joven de alquiler, Plan Estatal de Vivienda y nueva Ley de Arquitectura– se destinarán más de 2.100 millones.

Requisitos del bono alquiler para jóvenes

El Bono Alquiler Joven, dotado con 200 millones de euros al año, contempla una ayuda de 250 euros mensuales (3.000 euros al año) durante un plazo de 2 años para cada joven, siempre y cuando tengan una fuente regular de ingresos y los ingresos de la unidad de convivencia sean inferiores a 3 el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), es decir 24.318,84 euros en 2022.

Eso sí, los interesados deben acreditar una vida laboral de, al menos, tres meses de antigüedad, en los seis meses inmediatamente anteriores al momento de la solicitud, o una duración prevista de la fuente de ingresos de, al menos, seis meses contados desde el día de su solicitud.

Esta ayuda se concede para jóvenes que alquilen viviendas de hasta 600 euros al mes , pero en algunos supuestos acordados por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y la comunidad autónoma podría ascender a los 900 euros al mes.

En el caso de los alquileres de habitación, estos límites de precio serán de hasta 300 euros por habitación, un tope que podrá elevarse hasta los 450 euros si así lo establece la comisión de seguimiento. En todo caso, la vivienda arrendada deberá tener la consideración de vivienda habitual y permanente. En los casos en los que compartan piso, por ejemplo, tres compañeros por una renta superior al límite establecido, dependerá de las decisiones que puedan adoptarse por las comunidades autónomas.

No podrá concederse la ayuda cuando la persona solicitante o alguna de las que tengan su residencia habitual y permanente en la vivienda objeto del contrato sea persona propietaria o usufructuaria de alguna vivienda en España, ni cuando la persona arrendataria, la persona cesionaria o cualquiera de las que tengan su domicilio habitual y permanente en la vivienda arrendada o cedida tenga parentesco en primer o segundo grado de consanguinidad o de afinidad con la persona arrendadora o cedente de la vivienda, o bien sea socio o partícipe de la persona física o jurídica que arrenda.

Compatibilidad y fechas

Esta ayuda será compatible con otras destinadas para el mismo objeto a beneficiarios especialmente vulnerables, entendiendo como tales a estos efectos los que determinen las comunidades o ciudades autónomas, pero con una ayuda adicional de hasta el 40% de la renta del alquiler descontado el bono. También es compatible con las prestaciones no contributivas de la Seguridad Social y el Ingreso Mínimo Vital. La suma del “Bono Alquiler Joven” y las mencionadas ayudas tendrán como límite el 100% de la renta arrendaticia.

Por otra parte, es también compatible con la ayuda del Programa de ayuda a las personas jóvenes y para contribuir al reto demográfico del Plan Estatal para el Acceso a la Vivienda 2022-2025. Si bien, en este caso la suma del “Bono Alquiler Joven” y esta ayuda tendrá como límite el 75% de la renta arrendaticia.

A modo de ejemplo, si un joven paga un alquiler de 600 euros y puede presentarse al programa de ayuda al alquiler del Plan Estatal y tiene concedido un bono de alquiler, de los 600 euros se descuentan los 250 euros del bono y para aplicar el 40% se utilizarían los 350 euros restantes, no se toma como cómputo el total, según han explicado fuentes ministeriales.

El nuevo bono joven de alquiler tendrá carácter retroactivo, por lo que sus beneficiarios cobrarán la ayuda con efectos desde el 1 de enero, pero está pendiente la celebración de una nueva Conferencia sectorial con las CCAA para acordar los criterios de reparto. Estos tendrán que ser aprobados en otro consejo de Ministros y deberá celebrarse otra conferencia sectorial, por lo que la ministra Sánchez estima que los interesados podrán solicitar el bono en un plazo de «entre un mes y medio y dos meses como máximo».

Plan Estatal de Vivienda 2022-2025: ayudas a vulnerables y jóvenes

El Consejo de Ministros también ha dado luz verde al Plan Estatal para el Acceso a la Vivienda 2022-2025, dotado con 345 millones en los Presupuestos, si bien el presupuesto para 2023, 2024 y 2025 habrá de ser aprobado por el Consejo de Ministros con una previsión de que alcance los 1.717 millones de euros, pero en el marco del Plan de Recuperación se destinarán 4.400 millones.

El nuevo plan prestará especial atención a los sectores más desfavorecidos de la población, con los objetivos de favorecer el acceso a la vivienda a los ciudadanos con menos recursos, así como vivienda o soluciones habitacionales lo más inmediatas posibles a las personas víctimas de violencia de género, afectados por desahucios, personas sin hogar o infravivienda y a otras personas especialmente vulnerables, incluidos supuestos de vulnerabilidad sobrevenida.

Para ellos, se contemplan ayudas directas al alquiler y a los gastos de suministros y comunidad de hasta el 100% de la renta del alquiler y de dichos gastos. También se facilitará el acceso a la vivienda de los jóvenes con mayores ayudas al alquiler e incluso con ayudas a la adquisición de vivienda en municipios o núcleos de población de hasta 10.000 habitantes, para afrontar el reto demográfico.

Seguro por impago de alquiler y ‘coushing’

Para fomentar la oferta de vivienda en alquiler se contemplan ayudas a los arrendadores para el pago de un seguro de protección de la renta arrendaticia, con la subvención de la cuota de la prima del seguro con un límite del 5% de la renta anual, dirigido a jóvenes y colectivos más vulnerables que estén por debajo de tres veces el IPREM de su renta.

A medio plazo el Plan tiene el objetivo de incrementar la oferta de vivienda en alquiler social mediante el impulso del parque público de vivienda, estableciendo ayudas a la adquisición de viviendas por las administraciones públicas o sus entidades vinculadas o dependientes.

A su vez, se incrementará la oferta de vivienda en alquiler asequible para las personas mayores o con discapacidad, mediante ayudas a la promoción de viviendas con diseño, instalaciones y servicios que respondan a sus especiales circunstancias, ya sean de titularidad pública o privada, de nueva edificación o procedentes de la rehabilitación de edificios preexistentes.

Se aumentará también la oferta de alojamientos y viviendas en alquiler, impulsando la promoción de alojamientos temporales, de modalidades residenciales tipo cohousing, así como la oferta de vivienda en alquiler social impulsando la puesta a disposición de viviendas de la Sareb, hasta 15.000 viviendas, y de entidades públicas a las comunidades autónomas y entidades locales.

Igualmente, se pondrá a disposición de las CCAA y entidades locales viviendas libres de gestores privados de vivienda en alquiler para su alquiler como vivienda asequible o social. Adicionalmente, son también objetivos del Plan seguir contribuyendo a la mejora de la accesibilidad de las viviendas, impulsar la regeneración y renovación urbana y rural de zonas degradadas y ámbitos en los que todavía impera el chabolismo y la infravivienda y atender al pago de las ayudas de subsidiación de préstamos convenidos, regulados en anteriores planes estatales de vivienda.

Ley de Arquitectura

El Gobierno también ha aprobado el Proyecto de Ley de Calidad de la Arquitectura para su posterior remisión a las Cortes Generales, iniciándose así la tramitación parlamentaria para una de las reformas recogidas en el Plan de Recuperación.

La Ley incluye medidas específicas para impulsar desde los poderes públicos la difusión nacional e internacional de la arquitectura, el apoyo a las empresas y a los profesionales españoles, el establecimiento de incentivos y premios que reconozcan la calidad.

También busca impulsar la investigación y la innovación, la protección de los valores del patrimonio construido e incluye el fomento de la rehabilitación, regeneración y renovación urbanas sostenibles, así como la creación de la Casa de la Arquitectura y el Consejo de Calidad de la Arquitectura.