El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en un mitin en Navarra durante la campaña de las municipales. Sus discrepancias con Manuel Valls han aflorado. /EFE/JD

26-M: Rivera acusa a Casado de acobardarse por esconder el logo del PP

stop

Los líderes del espacio del centro derecha se enzarzan en una competencia por ser la "oposición firme"

Alessandro Solís

Economía Digital

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en un mitin en Navarra durante la campaña de las municipales. Sus discrepancias con Manuel Valls han aflorado. /EFE/JD

Barcelona, 19 de mayo de 2019 (17:02 CET)

Nada más iniciar la semana preelectoral, el PP y Ciudadanos dan por inaugurado el cruce de ataques para pescar los últimos votos indecisos. Pablo Casado lanzó a Albert Rivera a pactar con Pedro Sánchez y el líder naranja tardó menos de 24 horas en responder en igualdad de condiciones; es decir, en un mitin.

En su turno, Rivera optó por lanzar un dardo a Casado: "Me siento orgulloso de este proyecto y sí pido el voto, no me escondo. He visto partidos que esconden el logo y jodido, con perdón, tienes que estar si tienes que esconder el logo de tu partido", dijo, en alusión a algunos candidatos del PP a las municipales que evitan las siglas del partido.

Esto, después de que Casado el sábado transmitiera que "prefiere" que Cs se abstenga o apoye una investidura de Sánchez, y así quedar el PP casi a solas en la oposición. El presidente popular también cargó contra partidos como el naranja que, por intentar ser "un poco menos pequeños, han malogrado la gobernabilidad en España".

Rivera no regala a Casado el título de "oposición firme"

Este domingo, en un acto en Aragón, y a una semana de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo, el presidente de Ciudadanos lamentó que "el populismo y el nacionalismo nunca descansan, siempre avanzan", pero dijo que había una "buena noticia": que su partido no se esconde y está dando la batalla.

Rivera aseguró que él y los otros 56 diputados de Cs tendrán "la lupa" en la mano para vigilar a Sánchez y para que el nacionalismo no "dé un paso más" y no siga condicionando los gobiernos como, en su opinión, ya lo ha hecho con el PP y el PSOE. Pese al esfuerzo de Casado por venderse como la única oposición, el líder de Cs también quiere el título.

Será una oposición "firme" la de Cs, dijo Rivera, después de que Casado se refiriera a la del PP también como "firme" y "responsable". La formación naranja promete que será oposición para que no se hagan "chorradas" ni tampoco "machaquen" a los españoles a impuestos. Y su presidente pidió el voto el 26-M porque son "alternativa al sanchismo y al populismo".

Rajoy entra en el pulso contra los "bisagristas"

El ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, también atacó a Cs este domingo, cuando alertó de la existencia de "partidos de vocación bisagrista" que pactan según les "conviene", refiriéndose al pacto de Rivera con el PSOE en 2016. El PP, defendió, "no juega" a esa dinámica de "hoy con uno y mañana con otros".

"Todo el mundo sabe lo que va a hacer el PP después de las elecciones" y "no le va a dar el gobierno al PSOE", aseguró Rajoy: "¿Quién garantiza que otros harán lo mismo?, ¿quién garantiza que los bisagristas harán lo mismo?", agregó. Desde Cs, rápidamente rechazaron el adjetivo, afirmando que no son "un partido bisagra".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad