De izquierda a derecha, Carles Riera, Xavier Domènech, Roger Torrent, Jordi Turull, Inés Arrimadas,  Miquel Iceta y Xavier García-Albiol. Los candidatos del 21-D lanzaron más ataques que propuestas. /EFE/Quique García

Arrimadas advierte contra un pacto entre ERC y los Comuns

stop

Los candidatos catalanes del 21-D lanzan más ataques que propuestas en el primer debate electoral que emitió este jueves TVE

Josep Maria Casas

Economía Digital

De izquierda a derecha, Carles Riera, Xavier Domènech, Roger Torrent, Jordi Turull, Inés Arrimadas, Miquel Iceta y Xavier García-Albiol. Los candidatos del 21-D lanzaron más ataques que propuestas. /EFE/Quique García

Barcelona, 08 de diciembre de 2017 (00:51 CET)

Los candidatos catalanes que concurren a las elecciones del 21-D se enzarzaron en una guerra de acusaciones en el primer debate que emitió este jueves TVE. Se lanzaron más ataques que propuestas para solucionar el conflicto político. Saltaron chispas entre Xavier Domènech (Catalunya en Comú) e Inés Arrimadas (Ciudadanos), así como entre el socialista Miquel Iceta y los independentistas Jordi Turull (Junts per Catalunya) y Roger Torrent (ERC). No hubo sorpresas. Todos se mantuvieron firmes en sus posiciones: si consiguen formar gobierno, los independentistas intentarán aplicar el resultado del referéndum del 1 de noviembre, mientras que los constitucionalistas defendieron la necesidad de acabar de una vez por todas con el ‘procés’.

Cinco formaciones enviaron a su cabeza de lista: Inés Arrimadas (Cs), Miquel Iceta (PSC), Xavier Gacía-Albiol (PP), Xavier Domènech (Catecp) y Carles Riera (CUP). Jxcat y ERC no mandaron a sus líderes porque Carles Puigdemont se ha refugiado en Bruselas y Oriol Junqueras sigue preso en la cárcel de Estremera. En su lugar acudieron Turull, número cuatro de Jxcat que el pasado lunes salió de Estremera, y Torrent, número dos de los republicanos por Girona.

Arrimadas lanzó sus dardos contra los independentistas y contra Catalunya en Comú aunque siempre les denominó “Podemos”. No atacó ni a los socialistas ni a los populares. Aseguró que “votar a Podemos es votar a Junqueras” después de que Domènech dijese que “votar a Arrimadas es votar a Rajoy”.

Turull carga contra Iceta por sus bailes

Iceta repartió los ataques aunque se mostró especialmente virulento contra las formaciones de Puigdemont y Junqueras. Propuso “cambiar el rumbo” después de constatar que el proceso independentista y la vía unilateral “han fracasado”. Turull le recordó su apoyo a la aplicación del artículo 155 y le afeó que “mientras bailabas, a algunos nos estaban esposando”. El republicano Torrent también le recriminó los bailes del socialista.

El popular García-Albiol, que lucía un lazo con la rojigualda en la solapa, se dirigió a Turull, con lazo amarillo, para decirle que ha estado en la cárcel por intentar “un golpe de estado”. Indicó que existen dos modelos: el de la “confrontación”, que representa Puigdemont, y el del “sosiego”, que defiende el PP. Turull le espetó que si por sosiego entiende el grito de “a por ellos” con el que el popular concluyó su primer mitin de campaña. García-Albiol repitió que este 21-D los electores deben decidir si quieren “la Cataluña de Puigdemont” o “la Cataluña de Rajoy” en la que se cree ocupación y “vuelvan” las empresas.

Los independentistas

Sobre los planes futuros, los representantes de ERC y la CUP recordaron que su intención es “construir la república” catalana. Turull evitó emplear este término aunque anunció que el “21-D” es una oportunidad para consolidar lo que dijeron tantísimos ciudadanos el 1 de octubre”. Curiosamente, ninguno se refirió a la búsqueda de una negociación política con el gobierno español.

Iceta puso énfasis en la creación de puestos de trabajo. Advirtió que si no se consigue estabilidad política y seguridad jurídica no volverán las empresas y no se generará ocupación. Abogó por dotar de más recursos a la Inspección de Trabajo. Fue el único que propuso la negociación de un nuevo pacto de financiación autonómica con el gobierno central.

El respeto a las urnas y el respeto a los jueces

Arrimadas recalcó que “si vuelven a gobernar los mismos volverán a hacer lo mismo”. Insistió en que no se puede permitir cuatro años más de ‘procés’. Mantuvo un rifirrafe con el republicano Torrent después de que este le preguntase si respetarían el mandato democrático. La candidata naranja replicó preguntándole si los republicanos respetarían las resoluciones judiciales. Ninguno de los dos respondió.

La gran propuesta de Arrimadas es que los recursos que el gobierno de Puigdemont se gastó en el ‘procés’ se destinen a programas sociales. Iceta y Domènech le recordaron que estos fondos son a todas luces insuficientes.

Domènech aseguró que son la “absoluta garantía” de que Puigdemont no será presidente. Sobre las advertencias de Arrimadas de un pacto entre ERC y los Comuns, Domènech anunció que no pactará con ninguna formación que apueste por la vía unilateral hacia la independencia. Acusó a Arrimadas de ser la representante del gobierno de Rajoy en Cataluña. García-Albiol protestó para recordarles que el representante era él.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad