El presidente del PP, Pablo Casado, acompañado del expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, en la Convención Nacional del PP. Foto: EFE/CM
stop

Aznar llena de elogios a Casado, a quien definió como un gran líder, "sin tutelas ni tutías", que "no dará un paso atrás"

Alessandro Solís

Economía Digital

El presidente del PP, Pablo Casado, acompañado del expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, en la Convención Nacional del PP. Foto: EFE/CM

Barcelona, 19 de enero de 2019 (14:12 CET)

José María Aznar dijo "viva España" en la Convención Nacional del PP en Madrid, y el auditorio se puso en pie para contestar: "¡Viva!". El ex presidente del Gobierno aprovechó su intervención en el congreso popular para mostrar a Pablo Casado el camino que debe seguir en adelante: "Ni un paso atrás". Y Casado asintió.

Después de un discurso de Mariano Rajoy en el que el PP terminó por enterrar la tecnocracia del ex presidente que salió de la Moncloa a mitad de 2018, Aznar hizo alarde de su empuje ideológico con la tarea de reformular el espacio de la derecha ante los retos a los que se enfrenta el nuevo presidente del PP.

Además de poner los puntos sobre las íes con respecto a la ideología que ha caracterizado y que debe seguir caracterizando al PP, situando a la formación "lejos de las políticas estridentes" de partidos como Vox, Aznar mostró a Casado la brújula para tumbar a sus dos grandes rivales: el PSOE y el separatismo catalán.

Todo eso, no sin antes aupar al líder de la formación y ensalzarle como el líder que necesita el partido. Le definió como un gran líder, "sin tutelas ni tutías, un líder como un castillo", y reconoció su "acierto y coraje" al dar un paso adelante cuando el PP lo necesitaba. "Casado no dará un paso atrás", afirmó.

Aznar, a Sánchez: "Eso no es dialogar, eso se llama rendirse"

Con la mirada puesta en unas elecciones generales que a su juicio deberían llegar más pronto que tarde, Aznar subrayó el papel del PP como motor de cambio ante los que apuestan por "el fracaso de la convivencia" y quienes abogan por "una Cataluña rota".

El ex presidente del Gobierno acusó al actual mandatario, Pedro Sánchez, de "rendir la democracia" al separatismo catalán en un momento en el que España afronta un "desafío existencial" al que la formación debe responder "con toda serenidad pero con firmeza".

Sus críticas a Sánchez no acabaron ahí: "¿Cuánto tiempo más tenemos que esperar para que se desarticule el golpe de Estado, que se garantice que las instituciones catalanas tienen que estar al servicio de todos los catalanes?", preguntó Aznar, y zanjó: "Eso no es dialogar, eso se llama rendirse".

"Hemos llegado a un punto que era casi imposible de imaginar: un Gobierno que hace depender los Presupuestos de un prófugo de la Justicia y de un preso preventivo por delito de rebelión. Eso no es dialogar, eso es rendir la democracia", agregó Aznar.

El protagonista de la segunda jornada del congreso del PP exigió a Sánchez elecciones generales, y pidió a los votantes del PP que vean en Casado "la mejor razón para encontrar su sitio en esta casa común, cimentada en dos pilares que rigen nuestro pasado, presente y futuro: España y la libertad".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad