Francesc Josep Belver preside el Consejo Comarcal del Barcelonés y es el primer teniente de alcalde del Hospitalet de Llobregat. YOUTUBE

Barcelona hereda un agujero de 64 millones del consejo comarcal

stop

Barcelona y su Área Metropolitana deberán buscar una solución para Regesa, controlada por la mano derecha de Núria Marín y que está en la lupa de la fiscalía

Josep Maria Casas

Economía Digital

Francesc Josep Belver preside el Consejo Comarcal del Barcelonés y es el primer teniente de alcalde del Hospitalet de Llobregat. YOUTUBE

Barcelona, 24 de marzo de 2017 (05:00 CET)

Regesa es una empresa pública del Consejo Comarcal del Barcelonés (CCB) dedicada a la promoción inmobiliaria y a la rehabilitación de barrios. Cuando se disuelva el consejo comarcal, Regesa retornará al Área Metropolitana de Barcelona (AMB), que preside Ada Colau, si es que no deciden liquidarla antes. Acumula unas deudas de cerca de 65 millones de euros y la fiscalía ha metido la nariz en su gestión.

Ada Colau se puede encontrar con un regalo envenenado. Hace unos días, el consejo comarcal acordó, con la unanimidad de todos los grupos políticos, solicitar a la Generalitat y al Parlamento catalán la disolución para que sus empleados, competencias y “obligaciones” pasen a los ayuntamientos y al AMB. Entre estas “obligaciones” se encuentra Regesa y su abultada deuda. Como presidente del consejo comarcal y también de Regesa figura Francesc Josep Belver, primer teniente de alcalde de Núria Marín en L’Hospitalet de Llobregat.

Colau se puede encontrar con la bomba de una promotora con deudas millonarias

La fiscalía investiga supuestos pagos de facturas de la Feria de Abril por parte de constructoras que trabajaban para Regesa. Una de ellas es Proinosa, vinculada al caso Pretoria que se está juzgando estos días en la Audiencia Nacional. Supuestamente, desde la promotora del consejo comarcal se ordenaron los pagos. Casualmente, el actual presidente de la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Cataluña (FECAC), organizadora de la Feria de Abril, David Salinero, trabaja como asesor del Ayuntamiento de L’Hospitalet, aunque su nombre no está relacionado con el caso de las facturas. Este operativo se realizó en tiempos de su antecesor, Francisco García Prieto.

El marido de la alcaldesa trabaja en Rassa

En Regesa Aparcaments SA (Rassa), filial de Regesa, trabaja José Luis Hernández, el marido de Núria Marín, alcaldesa de L’Hospitalet. Hernández figura como coordinador general de Rassa y, en función de este cargo, ha participado en mesas de contratación. En su perfil de Twitter, el marido de la número dos del PSC se define como socialista y perico (seguidor del RCD Español). También muestra su apoyo por Patxi López en las primarias del PSOE. Fuentes del consejo comarcal indican que el grupo de empresas públicas se dirige desde el Ayuntamiento de de L’Hospitalet. A fin de cuentas, Belver es el primer teniente de alcalde y el presidente de la corporación comarcal así como de sus empresas públicas. Este medio se ha dirigido al consejo para recabar su opinión pero no ha recibido respuesta.

Según un informe elaborado por el grupo comarcal de la CUP, Regesa acumula deudas de 64,8 millones. La empresa se encuentra inmersa en un plan de saneamiento financiero y no recibe encargos de los ayuntamientos desde hace ocho años. En las cuentas de 2015, las últimas que han presentado al registro mercantil, declaran unos beneficios de 2,2 millones de euros, pero en los anteriores ejercicios registraron cuantiosas pérdidas: 4,7 millones de euros en 2014; 7,6 millones en 2013 y 10 millones más en 2014.

En un informe que se hizo público el pasado enero, la Sindicatura de Cuentas de Cataluña detecta numerosas irregularidades en la gestión de Regesa durante el período de 2005 a 2011. De entrada, advierten que Regesa es una empresa propia del Consejo Comarcal del Barcelonés y no de los cinco ayuntamientos que lo integran, de manera que estos no pueden contratar esta promotora de forma directa tal como lo han hecho durante años. Sólo podían hacerlo mediante un “procedimiento de contratación en el que resultase adjudicataria”. Incluso trabajó fuera de la comarca, concretamente en Vilafranca del Penedès, mediante una unión temporal de empresas.

Entre el precio inicial y el final hay variaciones de cerca del 24%

La Sindicatura subraya que ha detectado variaciones de hasta el 23,6% entre el precio inicial y el final de los contratos realizados por Regesa pese a que en el pliego de condiciones se dejaba bien claro que se trataban de importes cerrados. En estos importes se incluían “todos los gastos necesarios” para realizar la obra. Por lo tanto, los incrementos eran injustificados. Además, en algunos contratos se incumplió la preceptiva publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea.

También se constata que Regesa compraba terrenos sin disponer de informes de valoración o que concedió un “premio por jubilación” de 24.000 euros sin que haya presentado la documentación justificativa. Tampoco realizaron la correspondiente retención por IRPF.

Informes a la fiscalía

Después del análisis de las cuentas de las empresas del CCB, la Sindicatura envió dos informes a la fiscalía, correspondientes a la empresa Marina Badalona -también vinculada al caso Pretoria- y a la desaparecida Fundación Pisos de Lloguer. Detentó múltiples deficiencias en la gestión de Regesa, aunque no las llevó al ministerio fiscal. No obstante, con anterioridad ya se abrió una investigación en torno al pago de las facturas de la Feria de Abril que fueron abonadas por las constructoras que trabajan para la promotora del consejo comarcal.

En el consejo de administración de Regesa, presidido por el socialista Belver, figuran diversos concejales de los equipos de gobierno de los municipios del barcelonés y técnicos del consejo comarcal, entre ellos el convergente Joan Canyameres. Su designación como adjunto al gerente también es motivo de investigación por parte de la fiscalía.

Curiosamente, Regesa se creó en 1984 por la Corporación Metropolitana de Barcelona (CMB), un organismo impulsado por Pasqual Maragall y disuelto a instancias del gobierno de Jordi Pujol. La CMB es la precursora del actual Área Metropolitana de Barcelona que preside Ada Colau. Regesa puede volver hecha unos zorros a la administración metropolitana. Desde la oposición comarcal se apunta que una opción es instar su liquidación. La cuestión es saber quién se hará cargo de su deuda. Entre los acreedores figuran diversas empresas constructoras y de servicios.

Hemeroteca

Ada Colau
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad