Barcelona ruge contra los recortes de Mas

stop

Más de 10.000 personas colapsan la plaza Sant Jaume y sus alrededores en un mosaico representativo de toda la sociedad catalana. Exigen mantener los presupuestos de sanidad y educación

Manifestación en la plaza Sant Jaume

14 de abril de 2011 (20:00 CET)

Más de 10.000 personas han desbordado la plaza Sant Jaume de Barcelona este jueves para exigir al presidente Mas que mantenga los presupuestos de los servicios públicos básicos, especialmente sanidad y educación. Han rugido contra los recortes del Govern de CiU desde el personal de los centros sanitarios, las batas blancas han llenado el corazón de la capital catalana, hasta los propios usuarios de los servicios. Ancianos con bastón han llevado pancartas en las que se podía leer: “Las autoridades sanitarias advierten que Mas y Boi perjudican la salud" o “Salud sí, Boi no”, entre otros.

Un mosaico representativo de toda la sociedad catalana del que el Ejecutivo “tendrá que tomar nota para retirar los recortes”, en palabras del secretario general de CCOO, Juan Carlos Gallego. “La gente está indignada, no tiene ningún sentido iniciar los recortes”, ha añadido su homólogo en UGT, Josep Maria Álvarez. Han convocado una nueva manifestación el 14 de mayo, cuando esperan tener más información del plan de austeridad de la Generalitat. Y es que la información de los ajustes llega en cuentagotas, se concretará cuando Artur Mas presente su primer presupuesto como presidente. Por el momento el Govern funciona con una prórroga de los números que el tripartito hizo en 2010.

La concentración ha contado con el apoyo de todos los partidos políticos de la oposición, incluso el PP; los dos sindicatos mayoritarios; la USOC; el sindicato de la función pública (IAC); Metges de Catalunya; los enfermeros de Satse y la Confederación de Asociaciones de Vecinos de Catalunya (Confavc).

Reproche de Madrid

El mismo día de la protesta, el Gobierno de Madrid ha dado un toque de atención al Ejecutivo catalán. La ministra de Sanidad, Leire Pajín, ha pedido una valoración del impacto social que supondrá recortar 1.000 millones de euros del sistema sanitario público catalán. “He solicitado al conseller Boi Ruiz que detalle qué repercusiones tendrá esta decisión”.

La contestación de la Generalitat no ha tardado en llegar. El portavoz del Govern, Francesc Homs, ha replicado a la socialista que “la única medida que puede exigir la señora Pajín es pagar los 1.400 millones de euros que nos deben y no nos quieren dar”. Asimismo, Boi Ruiz ha reclamado que se convoque el Consejo Interterritorial de Salud para discutir la idoneidad del plan de ajuste.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad