Pablo Casado se dirige a Pedro Sánchez en la primera sesión de control al Gobierno desde que se declaró el estado de alarma. /EFE/Ballesteros

Casado duda de la voluntad de Sánchez de llegar a un pacto

stop

La oposición se ceba en el vicepresidente Pablo Iglesias en la primera sesión de control parlamentario desde la declaración del estado de alarma

Josep Maria Casas

Economía Digital

Pablo Casado se dirige a Pedro Sánchez en la primera sesión de control al Gobierno desde que se declaró el estado de alarma. /EFE/Ballesteros

Barcelona, 15 de abril de 2020 (11:59 CET)

El líder del PP, Pablo Casado, ha puesto en duda este miércoles en el Congreso de los Diputados la voluntad del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de alcanzar un pacto sobre la reconstrucción de España.

Casado recriminó a Sánchez que le exija "lealtad y unidad con una mano mientras con otra suelta el doberman clásico del PSOE". Recordó al presidente del Gobierno que "no es el rey" por más que invoque a la oposición a una ronda de consultas. Precisamente, la primera reunión entre Sánchez y Casado está prevista para este jueves en el palacio de la Moncloa.

En la primera sesión de control al Gobierno desde que se decretó el estado de alarma el 14 de marzo pasado, Sánchez reclamó a Casado una "nueva forma de hacer política" porque la envergadura de la crisis causada por la pandemia de coronavirus es de tal magnitud que es necesario "el concurso de todos". Insistió -y aseguró hacerlo "de corazón"- en la unidad de los partidos.

Casado le exigió que si realmente quiere llegar a acuerdos con la oposición los deberá alcanzar en sede parlamentaria “con luz y taquígrafos”.

Si el duelo dialéctico entre Casado y Sánchez fue duro, aunque dentro de la corrección, muchos más crispado fue el rifirrafe que mantuvieron Teodoro García Egea (PP) y Macarena Olona (Vox) con el vicepresidente Pablo Iglesias.

Preguntas al vicepresidente

García Egea dijo de Iglesias que “le falta previsión y le sobra propaganda”. Acuso al Gobierno de actuar con “irresponsabilidad y negligencia”. Indicó que la “película” de estos días es la de “un gobierno comunista que manda a luchar a un ejército sin protección”. Respecto a Iglesias, dijo que le ve “conmovido por el perro Excalibur [sacrificado por el contagio de ébola en 2014 en Madrid) pero no por los 18.000 fallecidos del coronavirus”. Le preguntó si se sentía responsable.

En su turno, Iglesias asumió “toda la responsabilidad”. Recordó que la responsabilidad del consejo de ministros es colegiada. Pidió al diputado popular que “deje de competir con Vox a ver quién dice la mayor barbaridad”.

Iglesias se negó a contestar a la diputada Olona por preguntarle si tenía intención de “aplicar el modelo chavista venezolano”.

En tono constructivo, el republicano Gabriel Rufián preguntó a Iglesias si el Gobierno hace todo lo necesario para ayudar a los ciudadanos. Le recordó que es posible viajar en un metro repleto de gente pero no acudir a un entierro -están limitados a tres acompañantes- para despedir a los familiares.

Iglesias indicó, sin que nadie se lo preguntase, que vivía en una casa con jardín, hecho que facilita la confinación con los hijos, mientras hay familias que viven en un piso de 40 metros. Reconoció que “posiblemente” no se ha hecho lo suficiente.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad