Castells se justifica

stop

POLÉMICA ECONÓMICA

29 de junio de 2011 (19:55 CET)

Con un tono entre melancólico y arrojado, Antoni Castells ha comparecido en el Círculo de Economía para, seis meses después de su salida del gobierno autonómico, dar réplica a las críticas que el nuevo Govern presidido por Artur Mas ha realizado de la anterior gestión de las finanzas públicas. Bajo el título Para mirar adelante, mi parte de la verdad, Castells ha justificado su silencio de este medio año por su sentido institucional. Acto seguido ha respondido que con su intervención quiere “evitar que [mi silencio] pueda ser interpretado como una aceptación tácita de algunas de las críticas y acusaciones que se han formulado”.

Tras explicar que toda la información real de los estados contables de la Generalitat había sido traspasado a los nuevos gobernantes de manera fidedigna y lejos de una voluntad de presentar datos erróneos o inexactos, el que fuera responsable del área económica con Pasqual Maragall y José Montilla ha recordado: “El déficit debería de haber sido de 4.800 millones de euros (el 2,4% del PIB) y nosotros hicimos una previsión que lo situaba por encima de 7.000 (entorno de 7.200 y, después, según las últimas estimaciones, parece que se puede situar sobre los 7.600)”.

El dirigente socialista se ha esforzado en señalar que los números rojos de la Generalitat no son fruto de un despilfarro, como algunas voces críticas han intentado señalar en este medio año de gobierno de CiU. “El déficit se produce muy fundamentalmente porque la recesión provoca una caída absolutamente excepcional de los ingresos”. “No nos engañemos –señala– e intentemos hacer demagogia en este punto”.

Durante su discurso ha intentado aclarar que el déficit de la Generalitat no supera al de la mayoría de comunidades autónomas y reclamado “ponderación y sentido institucional al valorar la acción del Ejecutivo anterior”.

Defensa de la financiación autonómica

Castells ha defendido el sistema de financiación que firmó con el Gobierno central y le reduce carga de culpa a la hora de describir la situación. “El razonamiento tenemos un déficit muy elevado, ergo el sistema que acordamos es muy malo es muy efectista pero falso e inconsistente”, ha señalado. En este punto ha defendido el acuerdo, pero no así la actuación de la administración central: “El estado lo incumple”.

Sobre el controvertido fondo de competitividad, ha apuntado que “el Estado ha decidido no hacerlo efectivo con una interpretación del acuerdo que es simplemente un despropósito se mire como se mire”. Un hecho que el anterior responsable económico atribuye a una “verdadera revisión involutiva del pacto constitucional” enmarcado en una tendencia dominante en toda España.

“Los gobiernos pasan”

Tras lanzar varias invectivas contra el actual Govern y el partido que lo arropa (de las que sólo ha salvado al expresident Jordi Pujol y a su sucesor en el cargo, Andreu Mas-Colell), ha abogado por instaurar en Catalunya un mayor sentido institucional. “Los gobiernos pasan, la institución continúa”, ha sentenciado.

Castells ha abogado por las reformas económicas en profundidad, y no de carácter cosmético. De la misma manera y con la misma contundencia ha reivindicado su papel durante los últimos siete años y ha descartado que su discurso sea una vuelta a la política activa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad