Catalunya es la tercera comunidad que más aporta y la décima en recursos recibidos

stop

RECURSOS PÚBLICOS

El conseller Mas-Colell y el ministro Montoro./EFE

16 de julio de 2014 (02:00 CET)

Las cifras son persistentes. El modelo de financiación de las comunidades autónomas, aunque se haya modificado a lo largo de los años, con importantes mejoras, ofrece los mismos síntomas: hay unas pocas comunidades que aportan mucho a la caja común, y que, tras los fondos de solidaridad, apenas se quedan en la media, o, incluso, por debajo.

Para algunos expertos eso ocurre en casi todos los países, para otros, especialmente los catalanes, es una solidaridad exagerada.

El Ministerio de Hacienda ha ofrecido la liquidación del modelo de financiación de 2012. Es decir, el dinero contante y sonante que aporta y recibe cada autonomía.

Catalunya fue la tercera comunidad autónoma en aportación de recursos tributarios al sistema de financiación autonómica, sólo por detrás de Madrid y Baleares.

Sin embargo, ocupa la décima posición “respecto a los recursos per cápita recibidos, después de aplicar el modelo de redistribución vigente”, como señala el Departamento de Economia de la Generalitat.

Un sistema sin coherencia

Eso quiere decir que Catalunya se sitúa 19 puntos por encima de la media de las comunidades, salvo las forales –País Vasco y Navarra-- pero se queda después tres décimas por debajo de la media. En 2012 ha ocurrido casi lo mismo que en 2010 y 2011. Catalunya sólo quedó por encima de la media en el primer año de aplicación del actual modelo, en 2009.

Pero esa tónica, respecto a Catalunya, no es homogénea respecto a otras autonomías. Se recibe y se aporta de forma desigual. Una autonomía que aporta menos, puede quedar por encima de la media, y al revés. Es lo que pretende cambiar el Govern de la Generalitat, a la espera de que el Gobierno español se decida a poner en pie otro modelo.

El Govern de la Generalitat ha aprobado este martes enviar un requerimiento al Ministerio de Hacienda, en el que se le exige que revise el actual modelo, después de que el ministro Cristóbal Montoro asegurara que no lo piensa modificar hasta 2015.

Revisar las variables

En el sistema vigente, aprobado en 2009, se acordó que no era necesario cambar el sistema de financiación autonómica cada cinco año, pero sí se debía revisar las variables estructurales cada cinco años, o las variables que hubieran cambiado cada cinco años. Por ejemplo, si una comunidad pierde o gana población, si está más o menos dispersa, o la ponderación de otras variables. Y a ello se acoge el Govern de Artur Mas.

Una de las deficiencias del sistema es que el Gobierno español realiza un cálculo, una previsión de ingresos. Y, en función de ello, ofrece un anticipo a las comunidades. En el caso de Catalunya, se ha recibido 84 millones menos de los previstos por el Gobierno central, “con los problemas de tesorería y de inseguridad que ello representa”, según el Govern.

Los datos, en números, de la liquidación de 2012, son éstos. Capacidad tributaria: 17.056 millones. Recursos recibidos: 16.091 millones.

¿Es una gran diferencia? ¿Es lo lógico?

De todo esto el independentismo ha hecho su bandera, pero también el conjunto del catalanismo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad