Colau exige a la Guardia Urbana que sea menos dura con los manteros

stop

La alcaldesa dicta un nuevo protocolo de actuación contra la venta ambulante en el que pide que estas conductas se salden con multa y se eviten al máximo las detenciones

Una imagen de los vendedores de top manta en las calles de Barcelona.

Barcelona, 27 de febrero de 2016 (01:00 CET)

A Ada Colau se la ha acusado de ser demasiado blanda con los manteros. Incluso se ha dicho que desde que llegó al Ayuntamiento, la venta ambulante ha crecido en Barcelona. Ahora, tras estudiar "el top manta", la alcaldesa ha dictado un nuevo protocolo en el que da instrucciones a la Guardia Urbana para que suavice su actuación ante este fenómeno.

Estas directrices se han convertido en oficiales a través de un "procedimiento operativo" que ha redactado el jefe de la Guardia Urbana, Evelio Vázquez, con fecha 15 de febrero y que se ha hecho llegar a las agentes.

Mejor multas que detenciones

El documento, al que ha tenido acceso Economía Digital, trata de evitar que la venta ambulante se trate como una conducta delictiva en todos aquellos casos en que sea posible. La idea de Colau es que los manteros que sean pillados in fraganti no sean condenados y resuelvan la situación pagando una multa.

El protocolo establece tres tipos de situaciones. El primer caso, el menos grave, se producirá cuando un mantero ofrezca artículos que no están falsificados o "burdas imitaciones de objetos originales, por ejemplo, gafas de sol Ray-ban".

Mera infracción

En estos casos, la Guardia Urbana debe considerar esa conducta como una mera "infracción de las ordenanzas municipales" y, en consecuencia, sólo se "intervendrá por la vía administrativa", pero no se recurrirá a la vía penal.

El segundo supuesto se producirá cuando el mantero sí ofrezca productos falsificados, pero "el género no esté expuesto para su venta". En estos casos, sí se considerará que existe delito contra la propiedad industrial o intelectual, pero se calificará  de "menos grave" y la Guardia Urbana deberá actuar en función de las circunstancias personales del mantero.

Productos falsificados

Así, el Ayuntamiento ordena que sólo se practiquen las detenciones cuando el vendedor no pueda ser identificado, cuando no tenga domicilio conocido o no dé fianza o cuando tenga un mínimo de tres antecedentes por el mismo tipo delictivo. En estos casos no se abrirá expediente administrativo y, por tanto, no se impondrá una multa.

Por último, el protocolo, que deroga la instrucción anterior, contempla una tercera opción consistente en que el vendedor ambulante comercie con productos falsificados y sí los tenga expuestos al público. En estos supuestos se actuará como en el caso anterior, es decir, se evitarán al máximo las detenciones, aunque los afectados sí se enfrentarán a una sanción administrativa que es compatible con las consecuencias penales que puedan derivar de su conducta.

Fernández reclama un concejal de seguridad

Para el jefe del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, las instrucciones de Colau respecto al top manta sólo muestran que la alcaldesa "es incapaz de cumplir con sus obligaciones como concejal responsable de la seguridad de la ciudad".

Fernández reclama que Colau se "autocensure" y nombre a un "nuevo concejal" en esta área "para que promueva las políticas que necesita Barcelona para garantizar la seguridad y la convivencia". El popular demanda también que en el plazo de dos meses el Gobierno municipal presente el Plan Director de la Guardia Urbana y apruebe un plan de seguridad que reemplace al actual, ya caducado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad