El consejero Toni Comín en una comparencia en la comisión parlamentaria de Salud. / GENCAT.CAT

Comín reivindica el izquierdismo de sus políticas sanitarias

stop

El diputado Jorge Soler le recomienda que no compre más ''ladrillos'', en referencia al Hospital General, y que destine estos recurso a la atención primaria

Barcelona, 17 de noviembre de 2016 (14:22 CET)

En la reunión de la comisión de Salud del parlamento catalán de esta mañana, Toni Comín dijo de si mismo que "es hijo de su padre, es de izquierdas y está aquí desde sus convicciones ideológicas". De esta forma, Comín intentó cerrar la polémica mediática con la portavoz de sanidad de su mismo grupo parlamentario, Montserrat Candini, que en unas declaraciones públicas criticó que actuara desde la "ideología".  

Comín agradeció a Candini lo que calificó de "rectificación", aunque sólo fuera a medias. En realidad, Candini mostró su apoyo al titular de Salud, le animó a "tirar adelante", si bien insistió en que era necesario "huir de los dogmatismos ideológicos para dar el mejor servicio a los pacientes". También dijo que no tolerará los "revolucionarios a tiempo parcial, que sobran en este país", sin concretar a quién se estaba refiriendo. Comín y Candini mantienen las formas en público, pero siguen sus diferencias en privado.  

Albano Dante Fachín, secretario general de Podemos en Cataluña, señaló las "coincidencias" entre Montserrat Candini (PDECat) y Santiago Rodríguez (PP) por sus frecuentes críticas a los criterios ideológicos en la gestión de la sanidad pública.

La oposición reclama más inversiones

En la comisión parlamentaria de ayer, los grupos de la oposición se mostraron de acuerdo en una reforma de la atención primaria, pero reclamaron una mayor una mayor inversión. Comín indicó que han previsto destinar 65 millones de euros adicionales para la primaria en los próximos cuatro años.

El diputado Jorge Soler, de Ciudadanos, recomendó al consejero de Salud que "no compre más ladrillos, no compre más edificios" para destinar estos recursos a mejoras en la atención primaria. Con estas palabras, Soler se refería al propósito de Comín de adquirir el Hospital General de Cataluña (HGC) al grupo Quirón Salud por un precio superior a los 50 millones de euros. Comín volvió a defender la compra de este hospital privado.  

Assumpta Esacarp, del PSC, recordó a Comín que los 65 millones de euros adicionales no cubren los recortes del 20% que se han efectuado en la atención primaria durante los últimos años. El presupuesto actual de esta área supera por poco los 1.000 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad