El consejero Toni Comín en una comparencia en la comisión parlamentaria de Salud. / GENCAT.CAT

Comín tensa la cuerda con los trabajadores del Hospital General

stop

La reducción de las derivaciones a la sanidad privada obliga a un centro de Terrassa a programar sesiones de radioterapia hasta las doce de la noche

Barcelona, 13 de diciembre de 2016 (06:00 CET)

Los trabajadores del Hospital General de Cataluña (HGC) emplazan al consejero Toni Comín a dar explicaciones. Antes de finalizar el año, exigen que les informe de su propósito de comprar este hospital privado, de la reducción de derivaciones de pacientes procedentes de la sanidad pública y del plan para recolocar empleados.  

El pasado 21 de octubre, el mismo día que anunció la intención de comprar el HGC al Grupo Quirón Salud, Comín reiteró que reducirá la actividad sanitaria que les contrata y, en compensación, se comprometió a recolocar a los empleados que se queden sin trabajo. Desde entonces, los trabajadores no han tenido ninguna noticia más de los planes del consejero.  

Los empleados no saben a que atenerse. "Es un sin vivir", señala Roser Morraja, presidenta del comité de empresa. Han solicitado una nueva reunión con el consejero pero no han recibido repuesta. A principios de octubre acudieron a su despacho, pero el encuentro se desarrolló en un clima de máxima tensión porque les acompañó Mercè Conesa, alcaldesa de Sant Cugat –término donde se encuentra el hospital- y presidenta de la Diputación de Barcelona. Conesa optó por largarse para que prosiguiese la reunión.

Comín expondrá sus planes antes de las campanadas  

Un portavoz del departamento de Salud informa que "están trabajando" en el plan para reducir las derivaciones de pacientes al HGC y para recolocar a los empleados de este centro privado que se queden sin trabajo. Estas fuentes aseguran que "antes de final de año se explicará" públicamente que planes tiene Comín.  

Fuentes del comité de empresa, del grupo Quirón Salud y del departamento de Salud coinciden en señalar que el contrato por el que derivan pacientes de la sanidad pública a este centro privado no se rescindirá, aunque se reducirá substancialmente. El HGC facturó el año pasado al CatSalud cerca de 13,5 millones de euros.  

Desde el grupo Quirón Salud se precisa que el convenio con el CatSalud finaliza en 2021. Por este motivo, no se rescinde, aunque al tratarse de un "contrato de máximos", depende del departamento de Salud que les facturen entre un euro y 17 millones de euros anuales.

El CatSalud está reduciendo la actividad al HGC  

La intención del consejero Comín es recortar el convenio al máximo, aunque determinados servicios continuarán en el HGC porque ningún hospital público puede asumirlos en estos momentos. Fuentes de Quirón confirman que ya les están reduciendo la actividad.  

El CatSalud se ha llevado una parte de los pacientes oncológicos que necesitan radioterapia del Hospital General de Cataluña, situado en Sant Cugat del Vallès, hasta el Consorcio Sanitario de Terrassa. Para atenderlos, este último centro ha ampliado tres horas más su horario, de las 21.00 hasta las 24.00 horas. "¿Es normal que citen a un enfermo para someterlo a radioterapia a las once de la noche?", se pregunta una profesional del HGC. Otra profesional apunta que el papel que les reserva el CatSalud es para "resolver situaciones de apuro" del sistema público. "Cuando se colapsan las urgencias o se alargan las listas de espera, entonces se acuerdan de nosotros", añade.  

Los trabajadores esperan que les cite el consejero Comín. Éste les prometió el mismo plan de recolocaciones que ha llevado a cabo en la Clínica del Vallès, también del grupo Quirón Salud, pero no lo aceptan. El comité de empresa exige que no se pierda ningún puesto de trabajo aunque se trate de personal eventual. En la Clínica del Vallès, no se renovaron entre veinte y treinta contratos temporales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad