Compromís y los socialistas valencianos se abrazan ante la resignación de Podemos

stop

NUEVO ACERCAMIENTO

Ximo Puig saludando a Mónica Oltra, líder de Compromís

en Barcelona, 11 de junio de 2015 (20:55 CET)

Mónica Oltra (Compromís) y Ximo Puig (PSPV) se abrazaron este jueves. Y no sólo ante las cámaras en la constitución de las Corts Valencianes. Más allá de la foto, ambas formaciones acercaron posturas tras unos días de acuerdos, bloqueos y nuevos acercamientos. 

Y aunque ha habido cierto malestar en Podemos tras las votaciones --por no contar con el voto socialista para nombrar a Marc Pallarés secretario segundo--, el partido tiene claro una cosa: hará lo posible para que no gobierne la derecha en la Comunitat.

Un acuerdo a tres bandas

Por ello, este jueves los tres partidos firmaron un acuerdo programático. Las líneas generales que debe cumplir el futuro Gobierno en la Comunitat Valenciana pasan por cubrir las necesidades básicas de todos los valencianos; una regeneración democrática y una lucha continua contra la corrupción; el cumplimiento efectivo de los derechos sociales; un nuevo modelo productivo que permita salir de la crisis y generar bienestar; y una financiación justa.

"Se trata de un documento importante que facilita, y mucho, el nuevo Gobierno", ha subrayado a Economía Digital, el portavoz de Compromís y vicepresidente primero de las Corts, Enric Morera.

Avances en los ayuntamientos

Pero, entonces ¿quién será el nuevo presidente de la Comunitat? De nuevo, silencio. Nadie se moja, de momento, aunque los socialistas dan casi por seguro que será Ximo Puig. "La constitución de las Corts es un primer paso", señala el vicesecretario de Relaciones Institucionales del PSPV, José Manuel Orengo, tras subrayar que el nuevo presidente socialista de la Cámara ha conseguido 68 votos.

Pero, ¿qué papel jugará Podemos? Aunque no comparte la forma en la que los socialistas han movido ficha en sus últimas jugadas, fuentes del partido insisten en que tanto Podemos como Compromís tienen las ideas claras.

"No se hará nada que dé la presidencia o la alcaldía al PP o a Ciudadanos. Se le daría el voto al PSOE antes de que gobernara la derecha, pero otra cosas es entrar a gobernar con los socialistas", subraya el profesor Sociología en la Universitat de València y miembro de Podemos, Andreu Tobarra.

De momento, y a la espera de que se conozca en breve el nombre del presidente, parece que el futuro de algunas alcaldías sí que está más claro de cara a este sábado. Morera avanzaba este mismo jueves que el acuerdo "progresista y valencianista" que ha permitido configurar la Mesa de las Corts también se trasladaría al ámbito municipal en Valencia, Alicante, Castelló, Elx, Alzira y Sueca.

La silla presidencial, sin dueño

Y es que como bien señala el presidente de la Asociación de Politólogos de Valencia, José Vicente Egea, una cosa es el programa de Gobierno, donde es más sencillo llegar a un consenso, y otro tema es quién se sienta en el sillón presidencial. En esta segunda parte entran también en juego las elecciones generales. Según los movimientos que se produzcan en la Comunitat, algunos partidos sufrirán más o menos después. 

"La situación es muy compleja y no hay un win-win para nadie. Compromís ha ganado muchos votos en zonas no nacionalistas y se trata, en este caso, de un voto prestado. Y aunque el PSPV se haga con la presidencia tendrá que ceder cierto poder a Compromís. Mientras, Podemos actúa como un elemento moderador que, por los últimos acuerdos, da a entender que quiere que las situación se resuelva pronto", subraya.

El problema de la Generalitat, es según la postura personal de Egea, más de personalismos que de programa. Compromís y PSPV quieren estar en la primera línea política pero, ¿dónde está el límite? Los ciudadanos valencianos votaron por el cambio y si, finalmente, éste no se produce, pueden optar por un voto de castigo en la próxima cita con las urnas. "Un pacto en las alcaldías debe llevar aparejado otro en la presidencia. La Comunitat está necesitada de ser gobernada", concluye Egea. 

Y lo que está claro es que toda la izquierda hará lo posible por dejar al PP en la oposición. Nadie quiere asumir la posible responsabilidad de que mantenga el poder en las plazas más importantes de la Comunitat. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad