Muchas personas esperando hacerse los test de detección del coronavirus en un hospital de Marsella. Foto: Efe

Los hospitales de Francia se asoman al colapso

stop

Los hospitales en Francia están viviendo una segunda oleada de casos de coronavirus. Empiezan a escasear las camas y el personal sanitario

Barcelona, 25 de marzo de 2020 (10:50 CET)

El 24 de enero se registraban los dos primeros casos de pacientes por coronavirus en Francia, que ingresaron en hospitales de París y Burdeos. Actualmente, ya existen regiones muy afectadas por la enfermedad que no van a tener más remedio que comenzar a trabajar de forma precaria este fin de esta semana si la progresión de los casos no se debilita, según apunta el medio francés Les Echos.

“Antes era neumólogo, experto en enfermedades infecciosas raras, y ahora solo atiendo al Covid-19", afirma Bruno Crestani, jefe del servicio de neumología en el Hospital Bichat-Claude Bernard. Las 180 camas dedicadas a coronavirus en su establecimiento para enfermedades infecciosas, neumología, reumatología y geriatría se están llenando.

"Nuestras 40 camas de reanimación están llenas, abriremos 6 más durante el día y otras 6 los próximos dos días", indica. Estamos cerrando departamentos enteros para recuperar personal y armando más camas para acomodar a los pacientes de Covid-19". 

En este hospital, también envían de 15 a 20 pacientes por día a otros establecimientos públicos o privados de la región. Aun y así, "no hay más camas en ningún lado", señala el médico. "Vamos a mirar en todas partes y a reclutar estudiantes de medicina desde el cuarto año para sustituir a las enfermeras que faltan", continúa.

Actualmente, existen 628 cuidadores de enfermos en el sistema de hospitales públicos de París (AP-HP). En los próximos días "es posible que algunas personas tengan que seguir trabajando a pesar de la enfermedad", reconoció François Crémieux, uno de los líderes del grupo.

Los ospitales se acercan peligrosamente al límite de sus capacidades. Mientras tratan de reconfigurar cada día sus instalaciones para poder atender a los pacientes en riesgo. A partir del viernes, según apuntan las fuentes francesas al medio, “será necesario funcionar en modo degradado si los casos no empiezan a bajar”. Será imposible tener una actividad médica "normal".

Ya no existe diferencia entre el sistema público y privado

"Aumentamos la capacidad de los dos tipos de establecimientos, y ya no razonamos en términos públicos o privados", explica el ARS Ile-de-France. El gerente de atención de la agencia explica que la mitad de los hospitalizados van al AP-HP, el 20% a otros hospitales públicos y el 30% al sector privado.

Para los centros en Francia, la máxima prioridad es encontrar nuevas camas de reanimación dedicadas al coronavirus. Ile-de-France tiene 1.200 en total, y se ha fijado la meta de aumentar a 2.000. El sistema de hospitales público francés AP-HP explicó que actualmente tiene 546 camas para atender a los enfermos en Covid-19, de las cuales 450 están ocupadas. Por ello, planean agregar de 360 a 370 camas "entre este fin de semana y mediados de la próxima semana" . 

La región que alberga uno de los grupos más importantes de la segunda ola de casos que vive actualmente el país, en Oise, se está preparando para los días difíciles. “Al final de la semana, estaremos muy tensos. Sin embargo, espero que la contención comience a tener efecto y nos permita gestionar nuestras capacidades “, apunta Etienne Champion del sistema sanitario. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad