El grupo de Ciudadanos que denunció un "escrache" en el Orgullo de Madrid, encabezado por Inés Arrimadas, Ignacio Aguado y Begoña Villacís. Foto: EFE/JJG

Cs lleva a la Fiscalía el "escrache" del Orgullo que la Policía refuta

stop

Rivera denuncia ante la Fiscalía presuntos "delitos de odio" contra Cs en el Orgullo de Madrid, pese a que la Policía contrarresta su versión

Alessandro Solís

Economía Digital

El grupo de Ciudadanos que denunció un "escrache" en el Orgullo de Madrid, encabezado por Inés Arrimadas, Ignacio Aguado y Begoña Villacís. Foto: EFE/JJG

Barcelona, 09 de julio de 2019 (14:15 CET)

Albert Rivera confirmó este lunes que presentará una denuncia ante la Fiscalía por los presuntos "delitos de odio" contra Ciudadanos acontecidos el pasado fin de semana en el desfile del Orgullo en Madrid. El dirigente naranja anunció la querella pocas horas después de que un informe de la Jefatura Superior de Policía de Madrid desmontara el relato de la formación sobre los hechos del sábado.

La versión de Cs –que dio pie a una bronca con el PSOE– es que sus representantes en la manifestación del Orgullo sufrieron un "escrache" y vivieron "escenas lamentables" en las que hubo "agresiones, vejaciones y amenazas", afirmó Rivera. La denuncia también será por presuntas calumnias e injurias que el partido asegura que se cometieron durante la concentración.

Cs pidió el lunes la dimisión del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que a la luz de los hechos comentó que era ilusorio pensar que "pactar con quien de una forma descarada, incluso obscena, trata de limitar los derechos humanos" no va a tener "consecuencias", en referencia al apoyo de Vox a la coalición de PP y Cs en el Ayuntamiento de Madrid.

Rivera reiteró este martes la exigencia de dimisión de Grande-Marlaska y responsabilizó al PSOE y al Gobierno del clima político, al considerar que "Pedro Sánchez y sus ministros intentan estigmatizar a los constitucionalistas" y favorecen una suerte de "sectarismo". Una comitiva de Cs en el desfile del Orgullo en Barcelona, una semana antes, también denunció un escrache en la ciudad condal.

¿Hubo agresiones contra miembros de Cs en el Orgullo de Madrid?

Después de que el partido criticó el lunes la actuación de los miembros de la Policía Nacional que participaban en el despliegue de seguridad del Orgullo en Madrid, la Jefatura Superior del cuerpo policial en Madrid elaboró un informe que pone en cuestión la versión de Rivera y en el que se acusa a Ciudadanos de no seguir "en ningún momento las instrucciones policiales ni sus consejos", informó El País.

Fuentes policiales revelaron al rotativo nacional que en este documento se asegura que "no hay constancia" de que se produjeran "agresiones físicas", salvo el lanzamiento "aislado" de un objeto "no peligroso", en referencia a una botella de plástico vacía. El documento también dice que los representantes naranjas estuvieron siempre acompañados por agentes de "paisano".

Esto contrarresta las declaraciones de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que el lunes aseguró que la Policía Nacional tardó "mucho en llegar" y actuó "de forma muy ineficiente cuando podía haber pasado cualquier cosa", ya que la formación estuvo protegida solo por "unos pocos agentes" de la policía municipal. No obstante, la Policía Nacional afirma en el informe que participó en el despliegue de seguridad.

El informe concluye que la actuación de los agentes fue "suficiente y adecuada para garantizar la seguridad", y defendió su decisión de hacer un "mero acompañamiento tranqulizador", en vista de evitar situaciones de riesgo que podrían haberse producido si se hubiera actuado de la forma en la que exigieron los dirigentes de Cs en ese momento.

Rivera aseguró este martes que dispone de pruebas para respaldar la denuncia ante la Fiscalía. A su vez, el sindicato Unión Federal de Policía (UFP) refutó el informe de la Policía y cuestionó que el operativo de seguridad fuera efectivo, aunque rescata que "el balance general del Orgullo Gay es muy bueno" porque siendo un evento tan concurrido solo se produjo "un hecho muy negativo para el que lo planificado fue insuficiente".

UFP dijo que "agentes que no estaban ahí para ello tuvieron que proteger a un grupo de personas del acoso de otras", en alusión a los representantes de Cs. "Recibieron insultos, lanzamiento de objetos, de agua y se vieron privados de su libertad deambulatoria, y eso hay que denunciarlo y además es incontrovertible, porque hay vídeos que lo atestiguan", afirmó a El Mundo el secretario general del sindicato, Serafín Giráldez.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad