El ''Ayuntamiento del cambio'' mantiene el blindaje de los altos cargos de Gallardón

stop

El gobierno local liderado por Manuela Carmena perpetúa los privilegios que creó el exalcalde del PP para beneficiar a su equipo de confianza

Manuela Carmena con los concejales de Ahora Madrid.

Madrid, 29 de junio de 2016 (01:00 CET)

Los privilegios de los altos cargos del Ayuntamiento de Madrid que instauró el exalcalde del Partido Popular, Alberto Ruiz Gallardón, se mantienen intactos un año después de la llegada del "gobierno del cambio".

Gallardón blindó a los altos cargos del Ayuntamiento de Madrid justo antes de anunciar su salida. Con la medida, los puestos de confianza y los funcionario de los más altos niveles tienen garantizado su máximo sueldo aún cuando terminen trabajando en cargos rasos o de menor responsabilidad.

El ayuntamiento de Manuela Carmena sigue asumiendo el sobrecoste laboral de los coordinadores generales, titulares de las secretarías generales técnicas, directores generales de áreas, subdirectores, gerentes de organismos autónomos y de distritos aún cuando hayan sido bajados en el escalafón del gobierno municipal.



Libres designaciones

El gobierno de Ahora Madrid anunció hace justo un año que estudiaría la posibilidad de eliminar estos privilegios "legales pero éticamente cuestionables". El sindicato Somos Sindicalistas, surgido a raíz del 15M, denunció al nuevo gobierno la situación anómala, pero, un año después, la organización asegura que buena parte de los vicios de la vieja administración permanecen inalterables.

"Continúan los privilegios a estos altos funcionarios y también sigue habiendo cargos de libre designación cuando siempre hemos defendidos que la mayor parte de los puestos del gobierno deben ser asumidos por funcionarios de carrera con respeto a los principios Constitucionales deigualdad merito y capacidad.. Esto garantiza que la administración esté al servicio del gobierno local y no al servicio del político de turno", explica Miguel Ángel Lorenzo, portavoz de Somos Sindicalistas.

El sindicato, con ideales afines a los del gobierno municipal, explica que hay decepción porque el nuevo gobierno no ha cumplido con buena parte de las políticas que Ahora Madrid había llevado en su programa electoral. La sintonía con los movimientos de base y con las organizaciones como la Plataforma por la Remunicipalización que pide que los servicios de basura y jardinería, entre otros, dependan directamente del Ayuntamiento y no de empresas privadas, muestra sus primeras grietas. Ahora, los grupos ya no son recibidos con premura por el gobierno municipal. Todo lo contrario: sólo reciben dilaciones.

Tanto el sindicato como otros colectivos afines a Ahora Madrid están convencidos de que los incumplimientos pasaron factura a la formación de izquierdas en las pasadas Elecciones Generales. 

La medida polémica

El alcalde o alcaldesa, los miembros de la junta de gobierno y los concejales no reciben ninguna indemnización ni compensación cuando terminan sus cargos pero, justo antes de abandonar el ayuntamiento, Gallardón decidió otorgar sueldos vitalicios a la cúpula de los trabajadores del consistorio.

La medida fue aprobada en dos plenos municipales el 30 de noviembre y el 22 de diciembre de 2011, justo una semana antes de que Ana Botella fuese nombrada alcaldesa.

Algunos miembros afines al nuevo gobierno han resultado favorecidos con este blindaje. Uno de ellos ha sido Luis Maestre, el padre de la concejal Rita Maestre, que fue ascendido a subdirector de la Agencia Tributaria con la llegada de Ahora Madrid por sistema de libre designación. Maestre, ahora con nivel 30, mantendrá su sueldo vitalicio aunque termine como administrativo raso en el futuro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad