La alcaldesa de Barcelona Ada Colau en una intervención política. Foto: Efe
stop

Los comunes retiran el debate sobre la remodelación de Las Ramblas de la última macrocomisión por la falta de apoyos políticos

Barcelona, 13 de abril de 2019 (10:07 CET)

Ada Colau cerrará su mandato en Barcelona con récord de reprobaciones y con el fantasma de muchos proyectos de gobierno que no llegaron a buen puerto. El más reciente es la reforma de Las Ramblas, que definitivamente no dará inicio en el corto plazo, dada la falta de apoyos políticos que reconocen los comuns en la recta final de la legislatura.

Pocos meses después del comienzo del mandato, los propios empresarios del paseo barcelonés ya exigían a Colau retomar la remodelación que el Gobierno municipal había paralizado nada más llegar al Ayuntamiento. Casi cuatro años después, los comunes se dan por vencidos y admiten que la reforma no se aprobará en esta administración.

Colau, que se había comprometido a aprobar el plan con el apoyo de las demás fuerzas de la oposición, ha retirado el debate sobre la remodelación de la agenda de la macrocomisión de abril que se celebrará este lunes. Ahora se apresta a poner en marcha únicamente el proyecto ejecutivo del primer tramo de la reforma en una comisión de gobierno.

Ante el prospecto de perder la votación, el Ejecutivo barcelonés prefiere no llevar la reforma a debate y preservar el proyecto a largo plazo. Así las cosas, solo se intentará aprobar la remodelación entre Colón y Santa Madrona, el primero de los cinco tramos en los que se debe abordar la transformación de Las Ramblas.

Los empresarios de Las Ramblas critican a Colau

Desde la asociación Amics de la Rambla lanzan críticas a todas las fuerzas políticas, en cuenta los comuns, por divagar a la hora de plantear una transformación, según declaraciones recogidas por La Vanguardia. "Se ha perdido tiempo planificando la remodelación al intentar incidir en cuestiones que llegan después de la transformación urbana", dicen.

El mismo diario se hace eco de la confirmación por parte de fuentes municipales sobre el aplazamiento de la reforma porque aún se están cerrando "algunos flecos técnicos del proyecto", recordando que la intención siempre fue buscar "un consenso amplio", pese a que las características de la remodelación no requieren una aprobación de la oposición.

Los comerciantes de Las Ramblas también critican al PSC por no apoyar al proyecto, que a su vez reprocha a Colau escoger "el camino de la confrontación y la falta de diálogo para frenar un proyecto de ciudad". Lo cierto es que el proyecto, que debía iniciar este año o a principios de 2020, ahora está en el aire y pendiente de las elecciones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad