Varios coches a su paso por el kilómetro 17 de la A-42, en Madrid. Foto: Efe/KH

El Gobierno estudia subir los impuestos de los automóviles

stop

Pedro Sánchez, para adaptar España a los reglamentos de la Unión Europea, estudia incrementar los impuestos a los coches y el etiquetado de éstos

Barcelona, 16 de febrero de 2020 (20:41 CET)

El sector del motor va a tener que superar nuevos obstáculos promovidos por las leyes que vienen de la Unión Europea sobre las emisiones contaminantes de los vehículos. El Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos va a tratar de adaptarse a estas leyes con nuevos impuestos a los automóviles así como con nuevas etiquetas.

El Ejecutivo, concretamente, está estudiando un informe donde se propone establecer un impuesto de matriculación del 7% para los vehículos que tengan un nivel de emisiones que superen los 80 gramos por kilómetro. Esta nueva medida afectaría también a los vehículos híbridos, lo cual encarecería más el precio de estos coches de por sí costosos para muchos españoles.

Actualmente, quedan exentos de este impuesto aquellos automóviles con un nivel de emisiones por debajo de los 120 gramos. Este ha sido además el objetivo de los productores en los últimos años, que han conseguido que buena parte de los vehículos se sitúen por debajo del estándar.

Nuevas etiquetas con mayor control de la contaminación

Por otra parte, la Dirección General de Tráfico (DGT) lleva varios meses estudiando una modificación del sistema de etiquetas para circular por las ciudades a fin de endurecer aún más el acceso a las zonas de restricción circulatoria. Entre las modificaciones más importantes para los conductores está la de rebajar la categoría de los híbridos enchufables, que actualmente llevan la Etiqueta 0 y que pasarían a ponerse la etiqueta Eco.

Esta modificación, según se extrae del informe del Gobierno, afectaría únicamente a los nuevos coches matriculados. Los que ya tengan la etiqueta 0 podrán seguir disfrutando de ella y sus ventajas mientras no cambie el propietario del vehículo. Pero éste perderá sus derechos en el caso de que se venda del automóvil, dado que el nuevo tenedor deberá volver a etiquetar su coche conforme a los nuevos criterios.

Mientras eso ocurre, la asociación que representa a los fabricantes de automóviles llamada Anfac, mantiene un vacío de liderazgo ya que no ha nombrado por el momento un director ejecutivo que sustituya al anterior y el presidente mantiene su puesto desde el pasado uno de enero, fecha en la que debía haber entrado en funciones un sustituto, según explica La Razón.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad