El líder y candidato de ERC, Oriol Junqueras y el ex conseller de Sanidad, Toni Comín,/EFE

El "mecanismo" de Torra para excarcelar a Junqueras divide al Govern

stop

La intención del presidente de la Generalitat es que el departamento de Justicia (en manos de ERC) habilite un permiso extraordinario que Junqueras rechaza

Madrid, 09 de enero de 2020 (10:33 CET)

El acuerdo de investidura de Esquerra Republicana (ERC) con el PSOE evidenció el distanciamiento que existe entre la formación republicana y su socio en la Generalitat, Junts per Catalunya (JxCat). La división entre ambos partidos se percibe también en la forma en que tratan la excarcelación del exvicepresidente catalán, Oriol Junqueras

Mientras ERC aguarda a la decisión del Tribunal Supremo para conocer si Junqueras podrá salir de prisión para recoger su acta de eurodiputado, JxCat considera que existen otras fórmulas. La portavoz del Govern, Meritxell Budó, de JxCat, ya aseguró que existe "otro mecanismo" para que la Generalitat pueda "garantizar su asistencia al Parlamento Europeo". 

No obstante, la también consellera de Presidencia no precisó a qué mecanismos se estaba refiriendo, la vía referida consiste en un permiso extraordinario penitenciario como el que permitió al exconsejero Josep Rull, condenado a 10 años y seis meses por sedición, salir de prisión para acompañar a su hijo a una intervención quirúrgica.

Sin embargo, la defensa del exvicepresidente considera que ese régimen de salidas es oportuno para una cuestión como la de Rull, pero no para acudir al Parlamento Europeo. Según publica El Confidencial este miércoles, fuentes cercanas al líder de ERC afirman que Junqueras se ha negado a utilizar el "mecanismo" al que hizo referencia Budó al considerarlo ilegal. El político catalán, condenado a 13 años de prisión por delitos de sedición y malversación de caudales, prefiere esperar a ver la decisión del alto tribunal.

El abogado de Junqueras descarta la vía JxCat

Precisamente, el abogado de Junqueras, Andreu Van der Eynde, ha descartado este jueves que su cliente vaya a optar por el mecanismo propuesto por JxCat. "Estamos hablando de un mundo de fantasía. Ni se propondrá, ni se pedirá, ni se aprobará", ha afirmado en una entrevista en RAC1, donde ha asegurado que la vía a la que hizo referencia Budó "no existe". 

Van der Eynde ha explicado que se trata de una "situación inédita". "Cada movimiento que hizo el Supremo no lo hizo pensando en qué situación se encontraría y ahora la resolución que haga no la habían previsto", ha señalado, aprovechando para cargar contra los jueces del alto tribunal, de los que opina que "están viendo cómo salen de la situación que han creado". 

A su juicio, es "la ley" la que dicta que "se debe respetar la inmunidad" que le concede a Junqueras su condición de diputado del Parlamento Europeo. Una inmunidad que ya fue reconocida por el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE) hace apenas un par de semanas. Asimismo, Van der Eynde considera que el Supremo "quiere evitar las consecuencias de la inmunidad" y que "ha tenido muchas oportunidades para que se respetaran" los derechos de su cliente. 

En cualquier caso, el Supremo decidirá este jueves si permite a Junqueras acudir a la Eurocámara para la primera sesión plenaria de 2020, que tendrá lugar en unos días, el próximo 13 de enero, en la sede de Estrasburgo (Francia). Un pleno al que, por el momento, Junqueras no acudirá. 

Un mecanismo de Josep Costa

Siguiendo la misma información, el responsable de elaborar ese "mecanismo" al que se refirió Budó es Josep Costa, vicepresidente de la Generalitat y uno de los hombres más cercanos del presidente Quim Torra y de su predecesor, Carles Puigdemont. Costa ya fue el artífice del intento de investidura telemática de Puigdemont, por ejemplo, y habría ideado el atajo mediante el que Junqueras esquivaría al Supremo. 

Costa, diputado de JxCat, también habría pedido al líder de ERC que pidiera el permiso penitenciario antes de la decisión del alto tribunal en un intento de presionar la decisión de los magistrados. Sin embargo, el plan no ha sido del agrado ni de Junqueras, que lleva más de dos años en prisión, ni de ERC, que ve como la distancia con su compañero de Gobierno en la Generalitat es cada vez mayor. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad