Gustavo Eustache, nuevo responsable de inmigración en el Partido Popular de Madrid.

El pasado ‘sin papeles’ de un responsable del PP de Madrid

stop

El PP de Madrid da un puesto de responsabilidad a un inmigrante que vivió y trabajó ilegalmente en Estados Unidos

Madrid, 25 de noviembre de 2018 (04:55 CET)

Gustavo Eustache recorre las calles de Madrid tratando con inmigrantes latinoamericanos. A veces recolecta ropa de abrigo y la dona a los recién llegados de tierras tropicales que llegan sin chaqueta para soportar el frío. En otras ocasiones, organiza repartos de comida para sus compatriotas venezolanos, uno de los colectivos que llegan de forma masiva en los últimos meses.

Escucha sus problemas y conoce sus temores. No es de extrañar, porque Gustavo Eusteche, actual presidente del foro de Inmigración del PP de Madrid, tiene un pasado oculto hasta ahora: fue inmigrante ilegal en Estados Unidos.

Mientras fregaba suelos como trabajador irregular en los portales de los edificios en Columbus, Ohio, tenía que correr cuando veía las furgonetas que encerraban y enjaulaban a los inmigrantes ilegales.

Ingresó de forma irregular cuando apenas contaba con 12 años, trabajó sin papeles y estudió en una escuela pública, donde obtuvo becas y ayudas de la comunidad. Ahora, se encuentra en una posición privilegiada y contradictoria. Con nacionalidad española heredada de su familia materna, Eustache acaba de ser nombrado presidente del foro de integración e inmigración del Partido Popular de Madrid, donde se elaboran las propuestas y los programas electorales.

Sin papeles: no se debe hacer

Eustache apoyó la candidatura de Pablo Casado a la presidencia del Partido Popular, justo en un momento en que la formación endureció su discurso contra la inmigración. Tuvo su recompensa. Pero Eustache, hijo y nieto de inmigrantes, desmiente que Casado escore al PP contra la inmigración.

“Es falso que Pablo Casado tenga un discurso contra la inmigración. Lo que se plantea desde el partido es que debe ser gestionada con orden y control. De lo contrario, genera caos. Como yo fui un ‘sin papeles’, me di cuenta de que es algo que no se debe hacer. Llegamos a un país donde hay un orden y unas leyes y tenemos que darnos cuenta de que llegamos a golpear la realidad de alguien que ya vive y trabaja aquí desde hace tiempo”, explica Eustache.

Escondido de la policía

De la vida de un inmigrante “ilegal” en Estados Unidos a responsable de inmigración del PP hay un abismo casi insalvable y Gustavo Eustache lo ha superado.

Los inmigrantes ilegales caminan por las calles siguiendo su instinto de supervivencia activado. En Estados Unidos, aprenden a distinguir un operativo de tráfico a otro de inmigración. Tiemblan cuando hay un agente federal e intentan huir de cualquier mecanismo de control o trámite que implique mostrar los papeles.

Fue lo que vivió el propio responsable de inmigración del Partido Popular en su estancia como inmigrante ilegal en Estados Unidos cuando era menor de edad en los años noventa. Hoy, esa situación podría valerle la separación de su familia y el encarcelamiento y deportación de sus padres.

Pero ¿qué opina el nuevo responsable de inmigración del PP de Madrid cuando observa detenciones de inmigrantes en la calle, que son enviados a CIE (centros de internamiento para extranjeros) para ser deportados?

“No puedo estar de acuerdo. No me parece bien. Pero ¿qué se puede hacer cuando un país recibe una avalancha de gente de América, África y Europa del Este a la vez y en poco tiempo? ¿Cómo hay que hacerlo? Yo hubiese propuesto cualquier otra cosa antes que eso. Pero entiendo la medida como un intento de gestionar el fenómeno desbordado. Todos los países usan mecanismos parecidos”.

Eustache conoce de cerca de la comunidad latinoamericana. Ha sido consultor para abrir nuevos negocios a emprendedores colombianos, venezolanos y ecuatorianos que llegan con ánimo de abrir negocios en Madrid. Ahora, también intenta involucrarles en la vida política española.

-¿Cómo debe abordarse el problema de la inmigración en patera?

-Necesitamos un censo real de cuanta gente hay. Nos llevaríamos una sorpresa. Hay mucha más inmigración irregular de la que pensamos. Hay que frenar las entradas para hacer un censo, saber cuántos empadronados hay, cuántos asilos se están tramitando, cuántos están en proceso de nacionalización. Si no sabemos de eso, no sabemos qué medidas tenemos que aplicar.

Quiere hacer carrera en el Partido Popular, donde se ha sorprendido por la enorme cantidad de inmigrantes, especialmente latinoamericanos, afines y seguidores. En su trabajo de base, descubrió que muchos han emigrado en países gobernados por gobiernos de izquierda. A ellos, intenta atraerlos a su partido y, con los irregulares, propone cursos de castellano.

“El extranjero es capital humano. Quieren producir para levantar a su familia aquí y la que queda en sus países. Hay que ayudarlos a aprender el idioma para que comiencen a ser productivos. Ya que una persona que arriesgó su vida para llegar aquí, debemos convertirlo en un activo. España necesita gente porque en 2030, un tercio de la población actual estará jubilada”, explica.

Eustache también obtuvo beneficios y ayudas cuando vivía en una situación irregular. Tuvo una educación pública de excelente calidad y hasta vivió sus primeras navidades llenas de regalos por la generosidad de sus vecinos. Ahora comienza dirigir la política inmigratoria de un partido que endurece su discurso contra la inmigración. ¿Qué pensaría Donald Trump de la historia de éxito de un joven que se formó en la escuela pública estadounidense y que ahora trabaja en el extranjero? “Que estoy endeudado con él”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad