El independentismo acosa las policías locales por retirar los carteles del 1-O. EFE

El Pdecat asume la retirada de carteles del 1-O por las policías locales

stop

La Policía local de Premià de Mar, cuyo alcalde es Miquel Buch, presidente de la ACM, retira carteles del 1-O tras la petición de Fiscalía

Barcelona, 18 de septiembre de 2017 (21:04 CET)

El Pdecat está sufriendo. Teme que se produzcan excesos, los que puedan llegar por parte del Gobierno central, pero también los que se puedan efectuar desde las filas independentistas. Y, a pesar del compromiso oficial con el referéndum del 1-0, ha comenzado a ver las cosas con preocupación. Una prueba de ello se vive en el mundo local. En Premià de Mar, el municipio que gobierna Miquel Buch, el presidente de la poderosa ACM (Asociación Catalana de Municipios), la Policía local ha retirado los carteles relacionados con el 1-O. Y, aunque eso es producto de las órdenes de Fiscalía, que ha puesto bajo tutela a todas las policías, incluida la local, el partido asume esas decisiones.

Premià de Mar es uno de los símbolos junto con Arenys de Munt del independentismo, porque formaron parte de los ayuntamientos que celebraron las consultas independentistas a finales de 2009. Ese fue el precedente que después se desarrolló, tras la formación de la ANC, (Asociación Nacional Catalana) en la actual convocatoria del referéndum de autodeterminación por parte de la Generalitat.

Premià de Mar, junto con Arenys de Munt, es uno de los símbolos del independentismo tras las consultas de 2009

El caso es que Miquel Buch, además, es uno de los dirigentes más carismáticos en el mundo local del independentismo, con un discurso que apelaba a los sentimientos que fue uno de los más aplaudidos el pasado sábado en la concentración de alcaldes soberanistas en la plaza Sant Jaume.

Ahora todo va encaminado a un choque con el Gobierno español que culminará el 1 de octubre. Esa es la fecha en la que se fija el Pdecat, que sabe que se deberá iniciar una nueva etapa. Y, aunque el referéndum tenga un éxito parcial, el partido que dirige Marta Pascal es consciente de que la política catalana sólo podrá salir de la actual confrontación a través de unas elecciones autonómicas.

Por eso se desarrollan diferentes iniciativas, en distintos planos. Los diputados del Pdecat en el Congreso mantienen contactos con el Gobierno del PP, y con el grupo parlamentario del PP. Las conversaciones nunca se han roto, a pesar de que esa imagen no se corresponda con las nulas relaciones ahora entre Mariano Rajoy y Carles Puigdemont.

El Pdecat no rompe los puentes con ningún partido, tampoco con el PP, y se prepara para el medio plazo

Y se toman otras decisiones. Una de ellas es que La Xarxa, la red audiovisual local, que depende de la Diputación de Barcelona, no ha pasado el anuncio del 1-O, y que tiene como responsable a Francesc Pena, uno de los hombres de confianza del exconsejero de Presidencia, Francesc Homs. La Diputación de Barcelona la preside Mercè Conesa, presidenta del consejo nacional del Pdecat y una de las dirigentes con más proyección del partido, quien no tuvo ningún reparo en asegurar hace unos meses que seguramente el referéndum no se podría realizar.

Todos van midiendo sus pasos, a poco más de diez días del referéndum.  

Hemeroteca

Referéndum 1-O
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad