García Egea y Fernández, este lunes en la sede del PP en Cataluña. EFE/Quique García

Finaliza el plazo para España Suma con críticas del PP a Cs

stop

El plazo para presentar coaliciones electorales de cara al 10-N concluye. García Egea: "No entiendo por qué no hemos podido ponernos de acuerdo"

Iván Vila

Economía Digital

García Egea y Fernández, este lunes en la sede del PP en Cataluña. EFE/Quique García

Barcelona, 30 de septiembre de 2019 (17:11 CET)

Agotado el plazo para presentar coaliciones electorales, y con él las opciones de convencer a Ciudadanos (Cs) para integrarse con el PP en la candidatura unitaria España Suma, que tendrá que esperar a futuras citas electorales para hacerse carne, los populares se lanzan ahora a reclamar el voto útil constitucionalista porque "el PP es el único instrumento capaz de parar este delirio independentista", en palabras de su secretario general, Teodoro García Egea. 

"No entiendo que si hace pocos meses PP y Cs hemos podido firmar acuerdos en cientos de instituciones, como es que ahora no hemos podido ponernos de acuerdo", lamentó el número dos de Casado, que recordó que su oferta al partido de Albert Rivera incluyó hasta el paso al costado de algunos de sus candidatos, como por ejemplo la que fue número uno por Barcelona en las elecciones del 28 de abril, Cayetana Álvarez de Toledo, que ya anunció su disposición a renunciar en aras de una eventual lista conjunta con Cs.

"Pero no vamos a mirar al pasado. Ahora mismo, la apuesta es el PP. Tenemos que conseguir un escaño más que el PSOE para ser alternativa a ese desgobierno que sufre Cataluña y que sufre España". El mensaje, ya en clave abiertamente electoral, es cristalino: nadie ha hecho más que el PP por la unidad constitucionalista que el PP, y es también el PP quien puede propiciarla tras los comicios del 10-N.

García Egea compareció tras la reunión mantenida por la dirección del partido en Barcelona pocos minutos después de las dos de la tarde, cuando se agotaba el plazo para comunicar a la junta electoral la creación de coaliciones electorales.

Lo hizo acompañado del líider del partido en Cataluña, Alejandro Fernández, que, en la misma línea, insistió en su aval a la moción de censura a Quim Torra que impulsa Cs, pero también en recordar que durante meses son los populares quienes les pedían al partido naranja que optara por esa opción.

"Hasta hace tres días decían que era una barbaridad y que no daban los números. Celebramos su cambio de opinion, ojalá se hubiera dado también con España Suma" dijo Fernández, que explicó que ya ha pedido una reunión con la jefa de filas de Cs en Cataluña, Lorena Roldán, para entregarle un primer documento de trabajo.

Al presidente del PP catalán le preguntaron si cree que el cambio de postura de Cs tienes que ver con la proximidad de la nueva cita electoral, y se negó a verbalizar su opinión al respecto en aras de la entente. No es plan, dijo, de "cizañear demasiado cuando alguien cambia de opinión y por fin acierta", zanjó.

Más incisivo fue con los socialistas y los comunes, a los que instó a apoyar la moción de censura apelando al "espíritu" del 6 y el 7 de noviembre, cuando los partidos constitucionalistas, incuida Catalunya Sí Que Es Pot, la marca que entonces tenían los comunes en el Parlament, se unió en el rechazo a las llamadas leyes de desconexión. A los comunes, les recordó la postura exhibida entonces por Joan Coscubiela, y al líder del PSC, Miquel Iceta, le instó a estar "a la altura de las circunstancias". "No le pido que se enamore del PP o de Cs. Solo que se ponga al lado de los demócratas", reclamó.

Una moción para retratar a los socialistas

La moción de censura está condenada al fracaso, porque el independentismo tiene mayoría en la cámara catalana, pero Fernández insistió en que de lo que se trata es de lanzar el mensaje a la sociedad catalana de que "otra política es posible", y en que sirve para obligar a los socialistas a abandonar la equidistancia en la que los populares entienden que están instalados, pese al endurecimiento del discurso de Pedro Sánchez. "Les dice a los independentistas que su proyecto ha fracasado y que solo causan dolor y conflicto, pero mantiene su apoyo al proyecto de los independentistas en más de 40 ayuntamientos y en la Diputación de Barcelona", alegó García Egea. 

El pistoletazo de salida del PP a las generales tuvo además una primera propuesta sobre la mesa. O, mejor dicho, una petición a Sánchez, formulada por Pablo Casado en una entrevista en Telecinco en la que reclamó al presidente del Gobierno en funciones que aplique de inmediato la ley de seguridad nacional para "tomar el control" de los Mossos d'Esquadra, aunque después, ya en rueda de prensa, García Egea matizó que se trataría de "mejorar la coordinación" entre los Mossos y el resto de fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que es lo que en realidad prevé esa norma. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad