El PSOE se enroca y 'pasa' de la abstención de Ciudadanos

stop

Pedro Sánchez asegura que el PP debería sumar apoyos para lograr la gobernabilidad, con el concurso de los nacionalistas catalanes, para abordar también el problema catalán

Manel Manchón

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, momentos antes de la reunión que han mantenido este miércoles en el Congreso / EFE/Juan Carlos Hidalgo
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, momentos antes de la reunión que han mantenido este miércoles en el Congreso / EFE/Juan Carlos Hidalgo

Barcelona, 13 de julio de 2016 (13:16 CET)

El PSOE se enroca y 'pasa' de la abstención de Ciudadanos. Los socialistas votarán en contra de Mariano Rajoy. Pedro Sánchez, tras su entrevista con el líder del PP, asegura que es Rajoy quien "tiene el derecho y el deber" de formar gobierno, y para ello debe conseguir apoyos parlamentarios. Pero entre ellos no estarán los votos socialistas, a pesar de la decisión de abstenerse que ha anunciado Albert Rivera, el líder de Ciudadanos.

Con un semblante duro, serio, Sánchez ha insistido en que Rajoy debe pasar "de 137 diputados a 176", y que le corresponde a él formar gobierno, "articular una mayoría suficiente", y que, por ahora, "no tiene un escaño más, no ha sumado ningún otro apoyo".


La necesidad de más apoyos

Para nada sirve al PSOE el anuncio de Ciudadanos, que ha decidido abstenerse en la segunda votación. Sólo variará su posición, como ha afirmado Sánchez, si Rajoy contara con los 32 diputados a favor de Ciudadanos, y sumara otros escaños de otras fuerzas políticas. La idea de Sánchez, es que "la investidura debe ir ligada a la gobernabilidad y para ello Rajoy debe sumar apoyos".

Sánchez ha dejado claro que Rajoy debería tratar de formar un gobierno "conservador, pero de cambio", con todas las fuerzas políticas afines, y, lejos de demonizar a los nacionalistas, ha considerado que el PP debería acercarse a Convergència, rebautizada ahora como Partit Democràta de Catalunya (PDC) para abordar también la cuestión catalana.


El concurso de los catalanes

El líder del PSOE entiende que "Madrid", como sinónimo del próximo gobierno, debe atender el problema catalán, con propuestas y acuerdos, y que para ello sería importante el concurso de fuerzas como el PDC. Los socialistas se comprometen a no criticar ese posible acuerdo, al contrario. "Lo aplaudiremos", ha sentenciado Sánchez, pero insistiendo en que el PSOE no estará en ese acuerdo, y que se mantendrá en la oposición.

Ante esa tesitura, y sin un cambio en la posición de Ciudadanos, que, como mucho, se dispone a abstenerse, Rajoy no podrá ser investido. El PP advierte de que no quedará otra posibilidad que unas terceras elecciones, que nadie quiere. Pero no se prevé un nuevo escenario, a no ser que el propio Rajoy reaccione. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad