El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante su última comparecencia en el pleno del Parlament de Cataluña. EFE

El TSJC envía a juicio a Quim Torra por los lazos

stop

El juez instructor que investiga el caso decreta la apertura del juicio oral contra Torra por un delito de desobediencia

Economía Digital

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante su última comparecencia en el pleno del Parlament de Cataluña. EFE

Barcelona, 12 de julio de 2019 (12:59 CET)

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha acordado enviar a juicio al presidente catalán, Quim Torra, por un delito de desobediencia supuestamente cometido al no haber retirado los lazos amarillos de los edificios públicos de la Generalitat cuando se lo ordenó la Junta Electoral Central (JEC).

Así lo ha determinado el juez instructor de la causa, Carlos Ramos, en un auto emitido tras estudiar las alegaciones de las partes. El juez cerró la instrucción de la causa abierta en la sala Civil y Penal del TSJC a finales de abril, y ya avanzó que veía indicios para procesar a Torra por un posible delito de desobediencia o denegación de auxilio, por el que la fiscalía solicita para el president una condena de un año y ocho meses de inhabitlitación y una  multa de 30.000 euros.

Torra se negó en primera instancia a retirar los símbolos colgados en la fachada del Palau de la Generalitat y otras sedes del govern en favor de los presos en periodo electoral y, cuando la JEC le conminó a hacerlo, pospuso la retirada tanto como pudo. La junta electoral dio de plazo a Torra hasta el 19 de marzo, pero el president retrasó la retirada del lazo amarillo que colgaba del balcón de la fachada principal de Palau alegando que esperaba la recomendación del Síndic de Greuges, Rafael Ribó.

Torra toreó a la junta electoral

Torra accedió a  la retirada el 21 de marzo, alegando que se lo había recomendado el defensor del pueblo catalán, que carece de competencias en el asunto. Pero en realidad, el president ya conocía la postura de Ribó desde hacía más de una semana

Torra todavía forzaría más la situación, al sustituir el lazo amarillo de la Generalitat por uno blanco. Pasadas veinticuatro horas, y después de que la conselleria de Economía, en manos de ERC, fuera la primera en retirar los símbolos de su fachada, el lazo blanco también fue retirado de la fachada del Palau.

Ese mismo día, la fiscal general del Estado, María José Segarra, ordenó a la Fiscalía de Cataluña presentar una querella contra el presidente catalán por el "incumplimiento consciente y reiterado" de las resoluciones de la JEC.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad