Turull, destacado representante del entorno de Puigdemont, busca una fecha para su investidura. EFE

ERC desmiente que haya fecha para la investidura de Puigdemont

stop

Junts per Catalunya fuerza la máquina para cerrar la designación de Puigdemont como presidente

Marcos Pardeiro

Economía Digital

Turull, destacado representante del entorno de Puigdemont, busca una fecha para su investidura. EFE

Barcelona, 07 de febrero de 2018 (13:38 CET)

La investidura del próximo presidente de la Generalitat continúa sin fecha, aunque Junts per Catalunya (JpC) está poniendo toda la carne en el asador para cerrar un día cuanto antes . Algunos medios han difundido que la fecha señalada para que Carles Puigdemont sea designado presidente estando en Bruselas es el 18 de febrero, pero ERC lo ha desmentido de forma rotunda. "Todo esto son solo filtraciones y nada más que eso", afirmaron a este medio fuentes de ERC para negar la credibilidad de un acuerdo con JpC.

El entorno de Puigdemont intenta forzar la máquina para anunciar a la mayor brevedad un acuerdo con ERC para la investidura. La portavoz de JpC y estrecha colaboradora de Puigdemont, Elsa Artadi, incluso ha asegurado que el acuerdo está al caer y que podría producirse o bien a lo largo de este miércoles o bien el jueves. Pero ERC se ha alejado de esta inminencia, ya que mantiene reservas respecto a los planes de JpC.

La pretensión de Puigdemont es forzar un cambio en la ley de la Presidencia de la Generalitat para facilitar su investidura a distancia debido a "un impedimento". Así evitaría ser un presidente de adorno. Su intención es aprobar esta modificación legal mediante el procedimiento de lectura única para sortear al Tribunal Constitucional (TC), al estilo de lo ocurrido los días 6 y 7 de septiembre, cuando se aprobaron las denominadas leyes de desconexión.

Sin castigos judiciales

ERC no se opone a ello, siempre y cuando no se crucen las prohibiciones del TC porque no está dispuesta a que sus dirigentes --y, en particular, el presidente del Parlament, Roger Torrent-- tengan que asumir consecuencias penales para satisfacer a Puigdemont.

Uno de los principales problemas es que Puigdemont se resiste a ser designado presidente de la Generalitat mediante un acto simbólico y exige que su investidura sea efectiva y realizada por el Parlament. "No vemos una Generalitat simbólica en Bruselas y una efectiva en Barcelona. Queremos investir a Puigdemont y que gobierne", insiste Artadi.

Así las cosas, el pulso entre los líderes independentistas continúa y todavía es precipitado el anuncio de fumata blanca.

Hemeroteca

Carles Puigdemont
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad