Iñigo Urkullo, presidente del gobierno vasco, en la conferencia que valoró el desarme de ETA. / EFE-JE

ETA irrumpe en la negociación de los presupuestos

stop

ETA anuncia su desarme, y Urkullu quiere que Rajoy revise su política penitenciaria para que el PNV siga siendo un aliado para la estabilidad del gobierno

Madrid, 19 de marzo de 2017 (12:00 CET)

El martes pasado, en una reunión discreta, Iñigo Urkullo, lehendakari del gobierno vasco, adelantó al presidente Mariano Rajoy el anuncio de la organización terrorista ETA del desarme unilateral e incondicional que piensa llevar a cabo el próximo día 8 de abril.

El lehendakari solicitó del presidente de Gobierno “altura de miras” ante un acontecimiento que supone el penúltimo acto del final de ETA. Naturalmente era el eufemismo con el que el presidente de Euskadi se refiere a algunas medidas penitenciarias para los presos de ETA en territorio español, fundamentalmente el acercamiento a prisiones en Euskadi.

La situación de los presos de ETA será, sin duda, uno de los puntos a negociar para que el partido vasco apoye los Presupuestos Generales del Estado.

El PNV es uno de los puntales de la estabilidad del Gobierno

En los últimos meses, el PNV se ha constituido en fundamental para la estabilidad del gobierno de España. Hace ya algunos meses, Iñigo Urkullo señalaba la imposibilidad –referido fundamentalmente a Cataluña- de pretender la independencia en el contexto de un mundo globalizado y en el seno de la Unión Europea. Remarcó que el objetivo del PNV era el desarrollo económico e industrial de Euskadi y de los contenidos del Estatuto de Autonomía.

La sintonía pactista entre el PNV y el PP quedó patente esta semana en la votación del Decreto Ley sobre las reformas que impone la Unión Europea en la estiba de los puertos españoles. El único grupo parlamentario que votó con el gobierno fue, precisamente el PNV.

El PP ya ha decidido su apoyo a los presupuestos del gobierno vasco y la reciprocidad del apoyo del PNV a los presupuestos generales del estado es un asunto en que se trabaja discretamente.

Las negociaciones por los presos de ETA son clave

En eso contexto, el desarme de ETA abre la puerta a la exigencia del PNV de un cambio en la política penitenciaria de ETA y vuelve a poner encima de la mesa el traspaso de la competencia sobre las cárceles vascas como un punto más en la negociación con el PP.

El Ministerio de Interior cree que ETA no va a entregar ningún arma relacionada con sus 350 crímenes

En la actualidad, según informaciones del Ministerio de Interior, cumplen condena en España un total de 305 miembros de ETA y 85 lo hacen en cárceles francesas. Andalucía es la comunidad autónoma con más reclusos de la organización terrorista. El resto están dispersos por otras cárceles españolas.

La dispersión es un instrumento que emplea el Ministerio del Interior con ETA, con los yihadistas y miembros de otras organizaciones de crimen organizado para impedir que estas organizaciones sigan funcionando y mandado sobre sus miembros en el interior de las prisiones.

El PNV quiere negociar temas de infraestructura e industria pesada

En la agenda del PNV hay media docena de temas que quiere negociar con el gobierno para prestar su apoyo a los presupuestos.

La negociación del cupo vasco en la prioridad, para que el balance sea positivo. El sistema fiscal vasco tiene el monopolio de la recaudación de impuestos. En cada periodo se calcula de común acuerdo el saldo resultante que determina si Euskadi debe pagar al Estado o si el Estado tiene que abonar diferencias. En este periodo, están pendiente de acuerdo partidas que determinaran si el saldo es a favor o en contra.

Pero hay otras cuestiones que no son menores.

El futuro de la siderurgia en competencia con los mercados asiáticos está pendiente de determinación por la Unión Europea. El gobierno vasco quiere participar en la elaboración de la propuesta española y quiere poner en valor el peso y la tradición de este renglón industrial en la economía vasca.

El universo abertzale está dividido sobre la disolución de la organización terrorista

La inversión en infraestructuras, sobre todo para la terminación de las obras del AVE que están previstas para enlazar Madrid con Euskadi es la otra prioridad.

El espinoso punto de los crímenes de ETA sin resolver

Las cuestiones anteriores se dan por resueltas en el marco de la negociación que hay en marcha. El punto más peliagudo es el futuro de los presos vascos. Y Mariano Rajoy no quiere ni oír hablar de ese tema sin antes certificar la disolución de la organización terrorista vasca que ahora mismo no parece cercana.

Además, existen más de 350 crímenes de ETA sin resolución judicial que van prescribiendo conforme pasa el tiempo. El Ministerio de Interior cree que la organización terrorista no va a entregar ningún arma que haya tenido que ver con esos crímenes, sencillamente porque facilitaría información para identificar a sus autores y elaborar una condena.

La ausencia de resolución judicial de esos delitos tiene mucho que ver con la sensibilidad que ha tenido hasta ahora el gobierno de Rajoy con las víctimas de ETA, por lo que significa que se ejercite la Justicia sobre los autores de esos crímenes sin resolver y por lo que conllevaría con indemnizaciones a esas víctimas.

Para el PNV, acercar los presos de ETA a cárceles del País Vasco es un asunto que en su opinión zanjaría el tema del terrorismo y lo trasladaría a un asunto del pasado. Le quitaría argumentos a Bildu y le restaría apoyo a las iniciativas abertzales de las familias de presos y colectivos que siguen funcionando con esas reivindicaciones.

El gobierno exige la disolución absoluta de la banda terrorista

Sin la disolución de ETA, el ejecutivo de Rajoy no da por terminada la larga historia de la organización terrorista. Seguiría funcionando la organización de ETA en las prisiones y condicionando los comportamientos de los internos de la banda. Hasta que ETA no desaparezca, la mayor parte de los presos no tienen autonomía para acogerse a medidas individualizadas que les permita la obtención de beneficios penitenciarios y siguen funcionado como una secta controlada.

Nadie discute que ETA ha fracasado en todas las ocasiones en que ha querido utilizar como arma de propaganda las sucesivas etapas en las que ha jugado con la entrega parcial de su arsenal. La realidad es que tanto las fuerzas de seguridad francesas como españolas no han dejado de tener éxito en la detención de miembros de ETA y en la localización de zulos. Ahora, decide realizar otra ceremonia de desarme antes de que la realidad de las operaciones policiales les deje sin material del que desarmarse.

División entre los independentistas vascos

El universo abertzale está dividido sobre la disolución de la organización terrorista. No es un acto relevante más que como símbolo de un fracaso histórico. También hay consenso en que ETA dejó de matar hace más de cinco años, sencillamente porque el deterioro de su organización le impedía seguir haciéndolo. La desaparición de ETA es exclusivamente fruto del éxito político y policial del Estado español. En este momento, no convendría olvidar lo que les corresponde a quienes eran presidente del Gobierno y ministro de Interior en el momento en que ETA anunció su renuncia a la práctica de la violencia.

Ahora ETA es ya una historia del pasado salvo por dos factores. Las siglas siguen vivas y hay alguien que está al mando de esos restos. Y el segundo tema es que, mientras ETA no certifique su disolución será prácticamente imposible dar una solución a la situación de sus presos que siguen siendo rehenes de quien manda en lo que queda de ETA.

Hemeroteca

La Moncloa
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad