Foment reclama a Mas "responsabilidad" para formar un Gobierno "fuerte y estable"

stop

ELECCIONES CATALANAS

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el de la patronal Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà

Barcelona, 28 de septiembre de 2015 (19:01 CET)

Con prudencia. Sin aspavientos. Foment ya dejó clara su posición de cara a las elecciones catalanas de este domingo. Y este lunes, su presidente, Joaquim Gay de Montellà, ha reunido al comité ejecutivo de la patronal para fijar de nuevo una posición a través de un comunicado.

Foment celebra "la alta participación", al entender que se trata de un "síntoma de madurez democrática y vitalidad social". Pero reclama "responsabilidad" al presidente en funciones, Artur Mas, aunque no le nombra, en una apelación a "todos los grupos parlamentarios", para que establezcan "un diálogo constructivo en el marco de la legalidad vigente y en beneficio del conjunto de la ciudadanía de Cataluña y de su tejido productivo".

Pluralidad interna

Gay de Montellà no tiene intención, por ahora, de agitar las aguas. Foment ha tomado posición durante todo el proceso soberanista, aunque es cierto que los miembros de la dirección reprocharon al presidente de la patronal que no consultara lo suficiente con ellos el último documento. El presidente de Cecot, Antoni Abad, fue especialmente duro, y en una entrevista con Economía Digital durante la campaña electoral aseguraba que le hubiera gustado que Foment reflejara mejor "su pluralidad" interna.

Con pies de plomo, pero de manera firme, Foment insiste este lunes en que espera "la creación de un Govern fuerte y estable que se centre en afianzar las tendencias positivas que las previsiones avanzan para la economía catalana".

El 12,8% del PIB catalán

Por tanto, la patronal sigue en la misma línea, recordando cuestiones que podrían entenderse como obvias, pero que en función de lo que ocurra en las próximas semanas podrían ser toda una petición. Por ello, recuerda que la Generalitat "es esencial para la estabilidad social y económica del país y factor clave del crecimiento: el conjunto del sector público catalán que depende directamente de la administración autonómica trabaja con unos presupuestos que superan los 27.000 millones de euros, lo que representa el 12,8% del PIB catalán, con una plantilla de más de 220.000 trabajadores".

Otro de los centros de poder del empresariado catalán, el Círculo de Economía, no se pronunciará tras los resultados de las elecciones. Después de una agitada reunión de su dirección, en la que Antón Costas acabó imponiendo sus criterios, pero tras algunas cesiones, el lobby económico entiende que no tiene nada más que decir. Por ahora.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad