Homs se enquistará en política otro año aunque lo inhabiliten

stop

El Tribunal Supremo podría juzgarlo por el caso 9N antes de que el Superior de Cataluña hiciese lo propio con Artur Mas, Irene Rigau y Joana Ortega

Josep Maria Casas

Homs, a su llegada al Tribunal Supremo el pasado lunes, rodeado de la cúpula del PDC. EFE
Homs, a su llegada al Tribunal Supremo el pasado lunes, rodeado de la cúpula del PDC. EFE

Barcelona, 23 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

Francesc Homs se enfrenta a una posible inhabilitación por su participación en la consulta del 9N, pero la sentencia condenatoria, en el caso que se produzca, no llegaría antes de un año. El Tribunal Supremo todavía no ha concluido la instrucción ni tan sólo ha solicitado el suplicatorio para poderlo juzgar.

Como mínimo, a Homs todavía le quedaría un año de cuerda para dedicarse a la política. Pese a que la Fiscalía da por hecha su inhabilitación, que le apearía por un tiempo, ésta no sería ni mucho menos inminente ni tampoco probable, según señala su abogado, Javier Melero.

El pasado lunes, Homs declaró por primera vez ante el Tribunal Supremo por el caso de la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014, que se llevó a cabo pese a la prohibición del Tribunal Constitucional.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha instruido el sumario contra Artur Mas, Irene Rigau y Joana Ortega, pero se inhibió a favor del Supremo por lo que se refiere a Homs porque, por su condición de diputado, goza de aforamiento.  

Las partes pueden solicitar nuevas diligencias  

Pese a que el Tribunal Supremo ha recibido el sumario del caso 9N prácticamente concluido, las partes personadas, tanto las acusaciones como las defensas, todavía pueden reclamar nuevas diligencias en el caso contra Homs, que demorarían el proceso.  

Además, el Supremo aún no ha solicitado al Congreso de los Diputados el suplicatorio para poder juzgar a Homs. Por un acuerdo de la sala segunda del Supremo adoptado en 2014, éste tribunal ha optado por esperar la conclusión de los sumarios antes de enviar la solicitud al Congreso.

Así evitan que se repita lo que ocurrió con el socialista José Blanco, para el cual tramitaron el suplicatorio por el caso Campeón pese a que las acusaciones en su contra se desvanecieron antes del juicio.  

Interferencias del calendario político

Si se disolvieran las Cortes y se convocaran unas nuevas elecciones generales para diciembre, el Supremo debería esperar a la formación del Congreso para tramitar el suplicatorio de Homs. La Diputación Permanente no puede autorizarlo, tan sólo el plenario.  

En cualquier caso, resulta improbable que el Tribunal Supremo señale el juicio contra Homs antes de septiembre del próximo año.

En principio, el TSJC debería señalar antes el juicio contra Mas, Rigau y Ortega, pero el calendario judicial, así como las agendas de los fiscales y de los abogados de las partes, también podrían demorarlo hasta el otoño del próximo año. Incluso, el Supremo podría celebrarlo antes que el TSJC.  

El abogado Javier Melero señala que, según la doctrina clásica del delito de desobediencia, Homs no habría incurrido en este supuesto.  

Mientras tanto, Homs sigue al frente de los ocho diputados convergentes, que quedaron adscritos al grupo mixto del Congreso. Ante la dirección de su partido, que le ha arropado en este proceso judicial, Homs defiende la posibilidad de facilitar la investidura del socialista Pedro Sánchez para apartar a los populares del gobierno
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad