Iceta seduce ahora a Parlon como su mano derecha en el PSC

stop

PROYECTO SOCIALISTA

 Miquel Iceta, deposita su voto en las primarias del PSC./EFE/Alejandro García

15 de julio de 2014 (16:46 CET)

Miquel Iceta, después de lograr la elección como primer secretario del PSC el domingo, con el 85% de apoyo, pero con el 15% de votos en blanco, no dejará nada al azar. Quiere constituir una dirección de integración, teniendo claro, sin embargo, el rumbo que se debe fijar, con lealtad a su proyecto.

Y, después de proponer y lograr el sí del alcalde Àngel Ros como presidente del PSC, ahora desea que Núria Parlon, sea su mano derecha, como viceprimera secretaria del partido.

Iceta lleva todos estos días, y lo hará durante toda la semana, hablando con todos los miembros de la familia socialista, especialmente con el sector crítico. Y él mismo, cuando va cerrando los acuerdos, ha decidido anunciar las nuevas incorporaciones. Lo acaba de hacer en su cuenta de twitter. “Sigo trabajando para que el PSC tenga una dirección potente. Hoy comunico mi propuesta de viceprimera secretaria: Núria Parlon.

Sin excusas para los críticos


La propuesta es de una gran relevancia, porque Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, fue la candidata de un grupo de dirigentes del PSC, que intentaba conciliar al sector crítico con la dirección, para la primera secretaria del PSC. Dirigentes territoriales como Antoni Poveda, Josep Mayoral, Jaume Collboni –alcaldable por Barcelona-- Núria Marín, Antoni Balmón, o Xavier Sabaté, propusieron a Parlon y dieron por hecho que accedería. Pero, justo minutos antes de que se iniciara el consejo nacional que la iba a encumbrar, Parlon renunció. Ni tan sólo participó en el cónclave, con el argumento de que no podía compaginar ese cargo con su responsabilidad al frente de Santa Coloma.

Ahora, con Parlon al lado de Iceta, cuando se confirme que la alcaldesa acepta el ofrecimiento, Iceta muestra su voluntad de lograr la máxima integración, y deja, tras el paso de Ros, con pocas excusas a los dirigentes más críticos, que siguen dilucidando si abandonan o no el partido y se vuelcan en el Moviment Catalunya.

Ejecutiva potente


Pero Iceta quiere contar con una de esas representantes, Marina Geli, la diputada que fue expedientada, junto con Núria Marín y Joan Ignasi Elena, quien decidió dejar el grupo parlamentario del PSC, aunque mantiene el escaño, por ahora. Iceta quiere restituir de sus responsabilidades a Geli y Marín.

Iceta, por tanto, está dispuesto a reordenar el PSC, con una ejecutiva “potente” y operativa y tratar de recuperar la centralidad en la política catalana.

¿Lo conseguirá o llega muy tarde? Los cambios están afectando a todos los partidos, e Iceta cree que, con algo de tiempo, el PSC puede ser de nuevo una fuerza política de referencia, máxime cuando se compruebe, a su juicio, que la consulta soberanista, tal y como está planteada, no se llegará a celebrar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad