Iniciativa impulsa con Podemos un frente para desalojar a Mas

stop

NUEVO EQUILIBRIO DE FUERZAS

Ada Colau (centro) y Janet Sanz (derecha) apuestan por rescindir el contrato de las obras del túnel de la plaza de las Glorias.

Barcelona, 27 de mayo de 2015 (20:14 CET)

Los dirigentes más veteranos de CiU hace meses que advierten de una circunstancia: el eje izquierda-derecha, aunque incluya la defensa del derecho a decidir, se podría imponer en Cataluña con gran intensidad. Temían y temen que esa izquierda se acabe uniendo y desplace por completo a la federación nacionalista, incapaz de mantener el músculo en zonas como el área metropolitana de Cataluña.

Y es que el proyecto se ha puesto en marcha. Lo lidera Iniciativa per Catalunya, con sus dos dirigentes al frente, Joan Herrera y Dolors Camats. Han tejido complicidades con grupos de izquierda asociados a la marca de Podemos en Cataluña, y, después de un intenso debate que les llevó a orillar sus siglas en beneficio de la candidatura de Barcelona en Comú, encabezada por Ada Colau, ahora creen que pueden hacer lo propio en las elecciones autonómicas del 27 de

Reuniones con Collboni y Bosch

Colau será la alcaldesa de Barcelona, con una candidatura en la que se integraron Podemos, --con una estructura todavía frágil en Cataluña, ICV-EUiA, i Procés Constituent. Con 11 concejales, el problema de Colau será el de formar un equipo de gobierno sólido. Para lograrlo, este miércoles se reunió con Jaume Collboni, que ha logrado sólo cuatro concejales con las siglas del PSC, pero que pueden ser determinantes. Colau también ha contactado con Alfred Bosch, el alcaldable de ERC en Barcelona.

La incógnita es saber qué decisión tomará Esquerra. Si se une a Colau, aunque se trate de un apoyo externo, la relación de los republicanos con CiU se complicará, y se podría poner en juego la propia convocatoria del 27S.

El objetivo deICV-EUiA, cuya dirección se muestra exultante por los resultados en Barcelona –ICV logró cinco concejales en 2011, y ahora toda la candidatura ha obtenido 11-- es provocar las dudas en Esquerra, para que se una a un frente de izquierdas que sea extensible en

Un candidato con proyección social

El temor de ICV-EUiA era que Podemos no quisiera saber nada de su formación de cara a las elecciones catalanas, pero se ha demostrado, según fuentes de la formación ecosocialista, que "la unión de siglas, suma", y que la experiencia barcelonesa "ha resultado".

Podemos, por su parte, ha comenzado a declinar en su inicial propósito. La secretaria general, Gemma Ubasart, ha pedido públicamente una unión de izquierda. El partido está ya en pleno proceso para elegir al candidato a la Generalitat. La propuesta de la dirección es Albano Dante, el periodista y editor del semanario Cafèambllet, muy crítico con las políticas del Govern en el ámbito sanitario y educativo.

La idea, sin embargo, sería buscar, si esa alianza se produce, un candidato con proyección social, no identificado de forma directa con una opción partidista, como se hizo con Ada Colau en Barcelona, o con la juez emérita Manuela Carmena en Madrid, con la candidatura Ahora Madrid.

La decisión de Esquerra Republicana

El escenario que se dibuja, con proyecciones de votos, es que esa lista electoral podría conseguir un gran apoyo, y que en el Parlament se pudiera dar un triple empate sobre los 30 diputados entre CiU, la lista de ICV y Podemos, y Esquerra Republicana. Y, en esa tesitura, ¿qué opción tomarían los republicanos, teniendo presente que en el resto de España, semanas después del 27S se podría dibujar un mapa parecido, con Podemos en un lugar preeminente? ¿O la CUP, que siguen en ascenso, o los propios socialistas, con el peso que puedan llegar a alcanzar?

En las redes sociales, los cuadros más activos del soberanismo comenzaron este miércoles a señalar que la elección de Colau como alcaldesa de Barcelona "no debe entenderse como algo negativo" para el proceso independentista.

La opción que se vuelve a plantear supone un cierto retroceso a la hoja soberanista que ha planteado CiU con ERC, porque retoma la idea de realizar un referéndum sobre el derecho a decidir, que se negociaría con el nuevo gobierno español que surgiera de las urnas en el mes de noviembre. Y los republicanos podrían abrazar ese nuevo contexto.

Desplazar a CiU

Cábalas? ICV se lo ha tomado en serio. Se siente fuerte después de la victoria de Colau en Barcelona. El problema será para Esquerra, que deberá optar en un breve lapso.

En la sede de Convergència hace meses que se vislumbra ese diseño. Por ello, Artur Mas ha comenzado a instigar a Esquerra. Si cumple con sus compromisos, ha advertido, la fecha del 27 de septiembre se mantendrá. En caso contrario, ya se verá.

El eje izquierda-derecha nunca se ha impuesto en Cataluña desde la recuperación de la democracia. Y, de hecho, tampoco se impondrá en ese nuevo contexto, porque se sigue jugando con el derecho a decidir, que será combatido por fuerzas emergentes como Ciudadanos. Pero podría servir para desplazar por completo a CiU.

"Si Mas convoca elecciones el 27S estamos preparados para echarlo", ha asegurado Dolors Camats.

Los veteranos de CiU hace tiempo que lo llevan viendo.   

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad