El tribunal del juicio del 'procés', presidido por Manuel Marchena. EFE

Los jueces progresistas se rinden al conservador Marchena

stop

El magistrado Manuel Marchena supera la primera semana del juicio del procés sin ningún reproche por falta de las asociaciones judiciales

Barcelona, 19 de febrero de 2019 (04:55 CET)

El tribunal que juzga a Oriol Junqueras y a otros once promotores del referéndum catalán de independencia está formado por siete magistrados: seis hombres y una mujer. En medio está su presidente, Manuel Marchena, que se le encuadra en el sector conservador en compañía de Juan Ramón Verdugo y Antonio del Moral. Los progresistas son Luciano Varela, Andrés Palomo y Ana María Ferrer. Y también hay un centrista que deshace el empate, Andrés Martínez Arrieta.

A Marchena siempre se le ha situado entre los jueces conservadores pese a que no está afiliado en la Asociación Profesional de la Magistratura (APM). Curiosamente, a petición de Economía Digital, los portavoces de la conservadora APM y de la centrista Asociación Francisco de Vitoria declinaron valorar la actuación de Marchena al frente del tribunal del procés. Argumentan que no encaja en su protocolo valorar la conducta de un juez. En cambio, la progresista Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD) no tiene inconveniente en elogiar la labor del conservador Marchena después de la primera semana del juicio.

El magistrado Ignacio González Vega, portavoz de JJpD, destaca que Marchena “trata de ser el presidente de un tribunal lo más garantista posible”. Sin embargo, eso no impide que las diversas partes puedan recurrir la sentencia ante el Tribunal Constitucional o instancias europeas si la sentencia no es de agrado.

González Vega carga contra la personación de partidos políticos como acusación particular. Lo considera una “anomalía” legal. Vox no debería estar en el juicio.

El jurista progresista José Antonio Martín Pallín, magistrado emérito del Tribunal Supremo, califica de “impecable” la actuación de Marchena ordenando el debate con arreglo al llamado “derecho al debido proceso”. Así se denomina el principio legal por el cual el Estado debe respetar todos los derechos legales que posee una persona según la ley.

El derecho a recurso

Martín Pallín precisa que Marchena es un juez garantista porque “no me lo imagino convertido en un dictador” judicial. Coincide con González Vega en que las partes están en su derecho de recurrir la sentencia, aunque recuerda que antes de acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, tal como han advertido las defensas de los acusados, deberán pasar antes por el Tribunal Constitucional.

En cambio, el abogado de Junqueras, Andreu Van den Eynde, insinuó este lunes la existencia de una supuesta confabulación entre la acusación popular que ejerce Vox y Marchena. Sugirió que Vox sirve en bandeja a Marchena la posibilidad de proyectar ante la opinión pública un juicio con todas las seguridades para los acusados.

Ejercicio de equilibrios

En las tres primeras sesiones de la semana pasada, Marchena hizo un ejercicio de equilibro e intento evitar en lo posible la politización del juicio. Permitió que los acusados declaren en catalán por cuestiones “emocionales”, aunque rechazó la traducción simultánea. Tanto Oriol Junqueras como Joaquim Forn, los dos primeros en declarar, optaron por el castellano. También permitió los lazos amarillos, denegando así el ruego de los abogados de Vox. Solo Jordi Sánchez luce este símbolo en la solapa.

A petición de las defensas, reconsideró la citación del exministro de Interior José Ignacio Zoido e incorporó un pendrive con imágenes del referéndum del 1 de octubre (1-O) de 2017. En cambio, rechazó el grueso de cuestiones previas planteadas por los abogados de los acusados. Les denegó la incorporación de las actuaciones sobre el 1-O que se siguen en otros juzgados y, como era de esperar, la declaración por videoconferencia de Carles Puigdemont.

Para evitar la politización, no permitió a Vox que lea las preguntas a los acusados si estos se acogen en su  derecho a no declarar. Así frenó el lucimiento del partido de Santiago Abascal.

Además, adelantará las citaciones de los políticos que declaren como testigos para que no coincida con la campaña de las elecciones generales. Entre estos estarán Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro, así como la alcaldesa Ada Colau o los republicanos Roger Torrent, Pere Aragonès, Joan Tardà y Gabriel Rufián.

Las sesiones se reanuden este martes con la declaración de Jordi Turull, fracasado candidato a la presidencia de la Generalitat. A continuación seguirá Raül Romeva.

Aquí se puede seguir en directo la cuarta sesión del juicio del procés.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad