El presidente de la Sala Penal del Supremo, Manuel Marchena. EFE
stop

Las defensas de los líderes independentistas encarcelados solicitaron la citación de Rajoy para aclarar sus comunicaciones con Puigdemont

Madrid, 24 de enero de 2019 (13:18 CET)

El Tribunal Supremo tiene previsto citar al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy como testigo en el juicio contra los 12 líderes soberanistas del procés. Sin embargo, adelanta que no llamará ni al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ni tampoco al Rey Felipe VI.

Esto se debe a que el expresidente huido, Carles Puigdemont, está procesado por la misma causa en la que piden que sea testigo. En el caso del Rey, la ley marca que está exento de participar.

Así, el tribunal que preside Manuel Marchena está dispuesto a acceder a la petición planteada por algunas defensas y la acusación popular que ejerce Vox, quienes solicitaron la comparecencia de Rajoy en el juicio, como asegura Efe.

La intención es citar a Rajoy porque el expresidente popular envió una carta a Puigdemont en la que le preguntaba si había o no declarado la independencia de Cataluña, que fue respondida por el exdirigente catalán. Así, el TS cree que existe base suficiente para citarle en el juicio.

En los escritos detallan que será citado como testigo por su participación directa en el desarrollo de los hechos, por lo que su declaración podría esclarecer algunos aspectos de los mismos. Sería la segunda vez que Rajoy declararía como testigo en un juicio después de hacerlo el 26 de julio en 2017 por el caso Gürtel, en esta ocasión como presidente.

La defensa pedía una videoconferencia de Puigdemont

El tribunal no tiene previsto, sin embargo, citar a Carles Puigdemont, considerado el líder del procés junto al presidente de ERC, Oriol Junqueras, que se encuentra encarcelado y para el que la fiscalía pide 25 años de cárcel​.

Esto no es tanto por estar huido de la Justicia sino porque su condición de procesado es incompatible con la de testigo en el mismo procedimiento. Las defensas habían planteado que testificara por videoconferencia, como también se planteó para la secretaria general de ERC, Marta Rovira, a la que el tribunal tampoco citará por estar procesada y huida.

Tampoco accederá a citar al rey Felipe VI como solicitaron las defensas del exlíder de la ANC y diputado de JxCAT Jordi Sánchez y de los exconsellers Jordi Turull y Josep Rull, pues está exento de hacerlo, como así recogen los artículos 410 y 411 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Los tres acusados pidieron la comparecencia de Felipe VI por el histórico discurso que pronunció el 3 de octubre de 2017, dos días después de la celebración del referéndum ilegal del 1-O.

Se espera que el juicio empiece la primera semana de febrero, entre el 5 y el 6, porque aparece en el relato de hechos que contienen los escritos de la Fiscalía, la Abogacía y Vox.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad