Junqueras planea contratar a 20 nuevos inspectores para activar ya la Hacienda catalana

stop

El secretario de Hacienda será Lluís Salvadó, que señala el objetivo en los próximos 18 meses: conseguir la "recaudación ejecutiva" de todos los impuestos en Cataluña

El nuevo conseller de Economia, Oriol Junqueras

Barcelona, 14 de enero de 2016 (04:00 CET)

Oriol Junqueras toma posesión este jueves de su nuevo cargo como conseller de Economía. Será el hombre fuerte del Govern de Carles Puigdemont, y el máximo impulsor de la llamada "desconexión" con España. La operación de Junqueras, que es la que apoya todo el bloque soberanista, tiene una premisa principal: romper los lazos con las estructuras del Estado, siempre que, poco a poco, se puedan construir unas nuevas. Y la prioridad absoluta es dotar a la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) de todos los medios y poderes para que pueda recaudar todos los impuestos en Cataluña.

Es una tarea muy complicada, porque el Gobierno del Estado vigilará todos los pasos. Junqueras, sin embargo, ha puesto la directa, y ya cuenta con la incorporación de una veintena de nuevos inspectores tributarios, y el propósito de poner en marcha nuevas convocatorias tanto para técnicos como para gestores. 


Todos los impuestos

Lluís Salvadó será uno de los hombres clave en el departamento de Economía. Será el secretario de Hacienda, y es el secretario general adjunto de Esquerra Republicana. Salvadó explica a Economía Digital que el objetivo de la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) es el de conseguir la "recaudación ejecutiva" de todos los impuestos que pagan los catalanes.

En estos momentos, la ATC tan solo gestiona los impuestos propios y cedidos a la Generalitat, que suponen un 6% del total. Para conseguir el objetivo de los independentistas, Salvadó señala que se incrementarán los efectivos de la ATC, que en la actualidad cuenta con cerca de 350 personas.

Pronto se incorporaran una veintena de nuevos inspectores tributarios y se han anunciado nuevas convocatorias tanto para técnicos como para gestores, a pesar de que el Tribunal Constitucional amputó la agencia catalana.


El Gobierno, tras los pasos de la Hacienda catalana

El secretario de la Hacienda catalana lamenta que el gobierno central vete que puedan incorporar profesionales procedentes de la Agencia Tributaria estatal. El Tribunal Constitucional anuló en noviembre pasado un artículo de la Ley de creación de la ATC por el que se regulaba la integración "voluntaria" de funcionarios estatales en los cuerpos superiores de inspectores tributarios y técnicos de gestión de la Generalitat.

De los cerca de 3.000 empleados de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) destinados en Cataluña, más de un millar son inspectores y técnicos, de los cuales tan solo una decena han pasado a la nueva agencia catalana. Entre estos se encuentra Jordi Boixareu, exdelegado de Hacienda en Girona, y Joan Iglesias, fichado en 2013 como director del programa para definir el modelo de administración tributaria de la Generalitat.

Lluís Salvadó subraya que se han incorporado a la ATC técnicos con un amplio currículum profesional por su "compromiso con el país".


Todo el aparato de ERC en Economía

Reconoce que poner en marcha una nueva administración tributaria requiere el trabajo de años, pero que solo disponen de 18 meses para establecer una estructura funcional. El principal problema de la Hacienda catalana no sería la falta de personal especializado, sino que, para actuar como agencia tributaria única en Cataluña, necesitaría la colaboración de la Agencia Tributaria estatal que controla los datos de los contribuyentes catalanes.

Es es el problema, que Junqueras admite, pero que se lleva dos hombres de confianza a Economía Como nuevo consejero de Economía y Hacienda, Oriol Junqueras confía en dos pesos pesados de su partido que fueron elegidos diputados por la lista de Junts pel Sí: Pere Aragonès, secretario de Economía, y Lluís Salvadó, que lo será de Hacienda.

Salvadó ya era el brazo derecho de Junqueras en ERC por su condición de secretario general adjunto. Con anterioridad, fue delegado de la Generalitat en el Baix Ebre durante los gobiernos tripartitos (2004-2010) y alcalde de La Ràpita (1996-1997).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad