Altercados de los CDR en el centro de Barcelona el 18 de octubre de 2019, en protesta por la sentencia del 1-O | EFE/JD/Archivo

La amenaza de los CDR: una nueva ola de violencia si cae Quim Torra

stop

El independentismo radical se prepara para volver a las calles y reavivar el clima violento en Barcelona una vez Torra sea apartado del cargo de president

Barcelona, 15 de septiembre de 2020 (18:48 CET)

El independentismo radical calienta motores para protagonizar algo parecido a un otoño caliente después de la desangelada Diada. Tras los graves altercados sucedidos en Barcelona por las condenas derivadas del juicio del 1-O, los llamados Comités de Defensa de la República (CDR) preparan nuevos disturbios si Quim Torra es inhabilitado

Con un texto idéntico, varias cuentas de Twitter de los CDR de distintos barrios de Barcelona han compartido un claro mensaje: "El día que inhabiliten al presidente de la Generalitat de Cataluña, los CDR estaremos a su lado para denunciar la persecución que sufre el independentismo". 

Los CDR también han insistido en que la protesta no será únicamente contra la sentencia, sino también contra el independentismo institucional. Los polémicos CDR, según una información de El Món, quieren ejercer "presión a nuestro Govern para hacer efectivo el mandato del 1-O y comenzar la desobediencia real contra el Estado".

"Se ha tomado la decisión de recupear la calle y empezar una nueva ola de combatividad", han asegurado fuentes de los CDR al mencionado medio. Los altercados en las calles comencarían a partir de que la alta magistratura decida inhabilitar de forma definitiva al actual titular del Palau de la Generalitat. 

Graves disturbios en Barcelona

La Diada fue una pequeña antesala de lo que podría producirse en Cataluña si la justicia decidiera inhabilitar a Quim Torra. Pese a la tranquilidad general de una jornada marcada por la Covid-19 y el desánimo entre el secesionismo, pequeños grupos radicales generaron algunos disturbios

Los sabotajes al AVE no se hicieron esperar. La Guardia Civil tuvo que detener a cuatro miembros de loa CDR que habrían intentado cortas la vías de la Alta Velocidad. Los detenidos habrían participado en uno de los varios actos vandálicos registrados desde tempranas horas de esta Diada. De hecho, algunos municipios de Lleida y Girona sufrieron afectaciones a causa de los ataques. 

Los CDR también aprovecharon para quemar una foto del Rey Felipe VI en la plaza Urquinaona, aunque esta vez sin grandes incidentes. El lugar no es casual, al tratarse de la localización principal donde los autodenominados comités protagonizaron la auténtica batalla campal que mantuvo a Barcelona en llamas durante los días posteriores a la sentencia del procés. 

La movilización de esta Diada ha sido muy inferior a la vivida en los últimos años. La ANC consiguió movilizar a 59.000 personas en su performance con distancia de seguridad, pese a que los médicos y las autoridades sanitarias desaconsejaron esta manifestación por temor al aumento de rebrotes. 

Hemeroteca

CDR Quim Torra
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad