La CUP da calabazas a Mas pero lo emplaza para que vuelva el jueves

stop

El desafío secesionista

Artur Mas y Antonio Baños en el Parlament / EFE

en Barcelona, 10 de noviembre de 2015 (19:41 CET)

La CUP sigue en sus trece. No quiere a Mas de presidente. El voto en contra de los antisistema ha provocado el fracaso de Mas en su primera sesión de investidura, que no ha superado al saldarse con 62 votos a favor, los de Junts pel sí, y 73 en contra, los del resto de grupos: Ciudadanos, PSC, Catalunya sí que es pot, PP y CUP.

El líder de la formación anticapitalista, Antonio Baños, cuyos 10 diputados eran necesarios para que Mas saliese airoso de esta prueba ha aprovechado su discurso para insistir en que su formación no hará presidente a Mas porque no aprueba su gestión al frente de la Gneralitat, por las privatizaciones, por los recortes y por la corrupción.

Baños suspende el discurso de Mas

Baños ha subrayado que ni siquiera les gustó el discurso de investidura que Mas pronunció el lunes y eso que el president en funciones hizo multitud de guiños a las CUP y se mostró dispuesto a paliar la pobreza energética, a garantizar una vivienda digna, a crear un banco público, a dar atención sanitaria a los inmigrantes sin papeles y a estudiar la creación de una renta mínima.

Pero ni por esas. Mas no hizo ni una sola mención sobre la corrupción pese a que el tesorero de su partido, CDC, está en la cárcel por el presunto cobro de comisiones ilegales, pese a que varias sedes de Convergència están embargadas por la justicia, pese a que toda la familia Pujol está imputada y pese a cada día se publican novedades sobre el caso del 3%.

Levantar las alfombras

Baños ha reprochado a Mas que no haya "levantado las alfombras" y que no haga autocrítica sobre todos los escándalos de corrupción que le rodean. También le ha llamado la atención por su política business friendly destinada "a favorecer a los favorecidos" y ha lamentado que se escude siempre en Madrid por no haber puesto en marcha políticas sociales.

No obstante, Baños ha abierto una puerta a la esperanza para Mas: "Todo el mundo es necesario, pero nadie es imprescindible", ha dicho al darle calabazas a Mas, pero a añadido: "Vuelta usted el jueves señor Mas". El jueves se celebrará la segunda sesión de investidura en la que bastará con la abstención de ocho diputados de la CUP y el voto a favor de los otros dos para que Mas sea reelegido presidente de la Generalitat.

¿Pacto secreto?

¿Pueden Baños y los suyos cambiar de opinión del martes al jueves? No parece muy lógico, sobre todo, porque el sábado, la CUP en una asamblea celebrada en Perpiñán decidió que no haría presidente a Mas en ningún caso. Pero esta mañana, el secretario general de CDC, Josep Rull, en una entrevista en Espejo Público ha asegurado que sí hay posibilidades de que las cosas cambien el jueves.

Ante este escenario, no es descartable que Junts pel sí y la CUP hayan llegado a un acuerdo para desencallar la investidura presidencial y con ella el proceso independentista que el Parlament puso en marcha ayer lunes. Pero si ese pacto no se materializa, Mas aún tiene tiempo para seguir intentándolo. Puede esperar a ver qué pasa en las elecciones españolas del 20 de diciembre, porque el plazo para investir presidente de la Generalitat no concluye hasta el 9 de enero.

"Sumisión a un partido estrafalario y odio a España"

Eso sí, si pasada esa fecha no hay nuevo presidente o presidenta en Cataluña, se convocarán nuevas elecciones de forma automática, que se celebrarán a finales de febrero o principios de marzo.

Previamente, ha intervenido el jefe del grupo parlamentario del PP, Xavier García Albiol, quien ha lamentado que Mas se haya puesto en manos de una formación "tan estrafalaria como la CUP" y ha subrayado la "debilidad" del president en funciones, su sumisión a los anticapitalistas, sus "mentiras" y su "odio a España".          

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad