La Generalitat envió 12 observadores a las elecciones marroquíes

stop

Al frente de la delegación estaba Jordi Barrat, que participó en la organización del 9N y fue uno de los enviados oficiales al referéndum de Escocia

Ciudadanos marroquíes antes de votar en las legislativas de la semana pasada. / DIPLOCAT

Barcelona, 16 de octubre de 2016 (16:33 CET)

La Generalitat intenta aparecer a los ojos del mundo como un actor comprometido con el desarrollo de la democracia. Para conseguir este objetivo, el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña, más conocido por Diplocat, está enviado observadores para que sigan procesos electorales en diversos puntos del planeta, como Costa Rica, Uruguay, Armenia o Marruecos.  

Precisamente, con motivo de las elecciones legislativas de Marruecos del pasado 7 de octubre, el Diplocat mandó una nutrida delegación de observadores formada por 12 personas, que siguieron los últimos días de campaña, la jornada electoral en las ciudades de Rabat, Tánger, Tetuán y Alhucemas, así como el escrutinio y la promulgación de los resultados.

La gran agencia de viajes independentista

El Diplocat cuenta con presupuesto de cerca de 2,6 millones de euros que le pemite subvencionar los viajes de entidades catalanas por el mundo, aunque se trate de asociaciones de constructores de belenes navideños, o para enviar grupos de observadores en procesos electorales. Todo entra dentro de los objetivos del organismo que dirige Albert Royo.

En su informe preliminar, el Diplocat se muestra sumamente dócil con el régimen del rey Mohamed VI: felicitan a la ciudadanía marroquí por haber llevado a cabo un "proceso pacífico y bien organizado", del que destacan la "inclusión en la lista nacional de 30 jóvenes de los dos sexos" y tan sólo lamentan la "baja tasa" de participación, según informan en su página de Internet.  

El índice de participación se sitúo en el 43%, según el gobierno marroquí, aunque observadores más críticos advierten que sería inferior si no se hubiera maquillado y que existen "millones de personas" mayores de edad que, inexplicablemente, no figuran en el censo oficial, en el cual tan sólo aparecen 15,7 millones de electores.  

El Diplocat ha actuado como observador en las elecciones marroquíes del pasado viernes amparado por el Consejo Nacional de Derechos Humanos de este país norteafricano.  

El professor Barrat, experto en consultas

Al frente de la delegación catalana, una de las más numerosas que ha enviado el Diplocat para seguir un proceso electoral, se encontraba Jordi Barrat, reconocido especialista en procesos electorales que, en la actualidad, ejerce como profesor de Derecho Constitucional de la tarraconense Universidad Rovira i Virgili.  

Jordi Barrat fue subdirector general de Relaciones Institucionales y de Fomento de la Calidad Democrática de la Generalitat durante el anterior gobierno de Artur Mas y, en el desempeño de este cargo, participó en los preparativos de la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014, que ha supuesto el procesamiento judicial de Artur Mas, Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs.  

En septiembre de 2014, Barrat fue uno de los tres observadores de la Generalitat que siguieron el referéndum de Escocia por invitación del entonces presidente escocès, Alex Salmond.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad