La Generalitat se 'inventa' un nuevo contrato para que Acciona siga gestionando ATLL

stop

NUEVO ESCRITO ANTE EL TSJC

El presidente de la Generalitat, Artur Mas

en Barcelona, 13 de abril de 2015 (20:25 CET)

El Govern de Artur Mas se queda sin aire en el gran conflicto administrativo de la legislatura: la concesión de Aigües Ter Llobregat (ATLL) a un consorcio liderado por Acciona. La presión para ejecutar las sentencias en contra de la licitación actual es cada vez mayor y, ante las demandas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), la Generalitat ha detallado el camino que quiere seguir: ejecutará provisionalmente las resoluciones del Tribunal Supremo en un giro que incrementa aún más la complejidad jurídica de la guerra del agua en Cataluña.

El Ejecutivo no alterará, de facto, la titularidad de la concesión. En un nuevo escrito de alegaciones presentado ante el TSJC indica que se modificará la relación contractual que mantiene con Acciona.

'Concesión provisional'

Ésta ha sido, precisamente, una de las cuestiones que se han analizado en la última reunión de la nueva mesa de contratación que ha tenido lugar este lunes por la mañana, indican fuentes cercanas al órgano contractual.

La intención política es dar cumplimiento a la exclusión del grupo de los Entrecanales marcada por el Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público (antigua Oarcc) y firmar una concesión provisional que los mantuviera al frente del servicio. Por ello, tendría que decretar que la oferta del impulsor del caso ATLL, Agbar, tampoco cumple con los pliegos de condiciones por lo que se queda fuera de la nueva licitación.

A la espera de la sentencia 'de fondo'

Todo ello, mientras el TSJC toma una decisión sobre la cuestión de fondo del conflicto: ¿la resolución de la Oarcc es correcta?

El problema es que el ordenamiento jurídico español no contempla la figura de la exclusión provisional ni de la adjudicación provisional en una licitación, hecho que pone más incertidumbres sobre la mesa. ¿A qué tipo de compensaciones tienen derecho las partes del conflicto? ¿Cuál es el precio del contrato?

Rebaja de la factura

El conflicto tiene una parte positiva para el bolsillo de los 3,5 millones de consumidores a los que da servicio la red de ATLL. Los clientes verán cómo su factura del agua bajará hasta el 6% al desaparecer el actual contrato de la Generalitat con Acciona.

La concesionaria del servicio dejará de tener derecho de cobrar las amortizaciones ligadas a los casi 1.000 millones de la concesión, que dura 50 años (aunque sólo desembolsaron unos 300 en el momento de la firma). Asimismo, tampoco podrá remitir los costes financieros asociados a esta operación.

El cambio de contrato implica que Acciona debe bajar la tarifa en alta un 25%.

Movimientos en Bruselas

Además de la presión en los tribunales del país, el Gobierno de Artur Mas también debe lidiar con los movimientos iniciados por la Comisión Europea sobre el conflicto. A instancias también de Agbar, Bruselas ha activado el protocolo que sigue ante este tipo de litigios: inicia conversaciones informales con el Estado de referencia para que le informe sobre los progresos que realiza para ponerle punto y final.

En este sentido, la Generalitat se puede escudar en la ejecución y firma del contrato provisional y envitar así una investigación del Ejecutivo comunitario.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad