El presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, abandona el Congreso

La última baza de Pedro Sánchez para evitar elecciones

stop

Aunque el adelanto electoral se da por hecho, el presidente del Gobierno se reserva una última maniobra para esquivar las urnas: la cuestión de confianza

Barcelona, 13 de febrero de 2019 (20:55 CET)

Pedro Sánchez concretará este viernes, tras la reunión del Consejo de Ministros, la convocatoria de elecciones generales. Todas las fuentes consultadas coinciden en que así será, pero las mismas fuentes recuerdan, incansablemente, que el asunto es una competencia exclusiva del presidente del Gobierno. Quieren significar así que la decisión está sólo en sus manos y que, por tanto, puede corregirla a última hora.

Aunque todo apunta a que Sánchez cumplirá el guion y anunciará la fecha de las generales (el 28 de abril es la favorita), el presidente del Gobierno se reserva un as en la manga que le permitiría ganar tiempo y alargar unos meses la legislatura. Este as consistiría en someterse a una cuestión de confianza en el Congreso, un instrumento parlamentario que ya usaron en su día Adolfo Suárez, en 1980, y Felipe González, en 1990. Ambos lograron la confianza de la Cámara.

El precedente más cercano de esta maniobra se dio en Cataluña y lo empleó Carles Puigdemont (el primer presidente de la Generalitat que lo hizo). Puigdemont, que había embarrancado con la CUP debido a los presupuestos, anunció una cuestión de confianza y pudo alargar un año su gobierno comprometiéndose con los antisistema a la celebración del fatídico referéndum del 1-O.

Las cesiones de Sánchez

Sánchez tiene el mismo instrumento a su alcance, pero tiene un problema: necesita los apoyos de Podemos, del PNV, de Pdecat y de ERC para superar el trance. El líder del PSOE debería fingir que pide estos apoyos sin realizar cesiones a los soberanistas, pero las sospechas serían inevitables.

Lo cierto es que ERC y Pdecat han tumbado los presupuestos, pero han evitado en todo momento pedir elecciones a Sánchez. No tenían inconveniente en que el Gobierno del PSOE siguiera adelante con los presupuestos prorrogados porque, al fin y al cabo, así se gobierna en Cataluña muy a menudo.

El líder del PSOE, habitualmente esclavo de su propia hemeroteca, puede en este caso agarrarse a unas declaraciones suyas para justificar la cuestión de confianza." Si Rajoy no aprueba los presupuestos y no anticipa las elecciones, yo le exigiré que, por obligación con la ciudadanía y por responsabilidad constitucional, tendrá que someterse a una cuestión de confianza", dijo en una rueda de prensa cuando era jefe de la oposición.

El calendario

Pero lo probable es que Sánchez opte por el adelanto electoral. Esta opción también presenta dificultades. El 14 de abril, Domingo de Ramos y conmemoración de la II República, tendría como consecuencia que las Cortes deberían constituirse en vísperas de la campaña para las elecciones locales, autonómicas y europeas del 26 de mayo.  

El contexto también es extraño si las elecciones son el 28 de abril. Para empezar, porque la campaña coincidiría en plena Semana Santa. Y también porque entonces el plazo máximo de 25 días para constituir las Cortes se cumpliría el 23 de mayo, es decir, justo al término de la campaña de las municipales, autonómicas y europeas.

Todas estas dificultades podrían sortearse con un superdomingo en mayo, una opción a la que se oponen los barones del PSOE, que no quieren pagar en las urnas las facturas de Sánchez. En cambio, el PP presiona con esta fecha porque, entre otras cosas, permitiría un ahorro de 200 millones de euros.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad