Las aerolíneas empiezan a tomar medidas para evitar otra catástrofe como la del vuelo 9525

stop

DESASTRE EN LA AVIACIÓN

Andreas Lubitz, copiloto del avión estrellado de Germanwings

en Barcelona, 27 de marzo de 2015 (08:49 CET)

El relato del fiscal de Marsella, Brice Robin, sobre la catástrofe del vuelo 9525 de Germanwings ha conmocionado Europa. La investigación señala al copiloto del avión, Andreas Lubitz, como el responsable de iniciar "por su cuenta el descenso de la aeronave con intención de destruirla". La sorprendente revelación ha abierto un nuevo debate sobre la seguridad aérea y las aerolíneas han empezado a tomar medidas en caliente.

Las primeras en reaccionar han sido Norwegian Air Shuttle y easyJet. Ambas han implementado nuevas normas que impiden que nunca se pueda quedar una sola persona dentro de la cabina, informa 02B.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad