Las eléctricas ponen a Rajoy contra la pared

stop

REFORMA ENERGÉTICA

Rajoy, en la cumbre del PP en San Sebastián

29 de julio de 2012 (14:17 CET)

Los continuos retrasos para aprobar la reforma energética han hecho que sea finalmente el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el que coja el toro por los cuernos y decida qué medidas se adoptarán para atajar el déficit de tarifa eléctrica.

La reforma está basada en una serie de impuestos a la generación de electricidad que hará ingresar a las arcas públicas más de 2.000 millones de euros. Las filtraciones a la prensa de las supuestas medidas han desatado una guerra sin cuartel entre el sector energético y el Ejecutivo, e incluso entre los ministerios de Industria y Hacienda.

Las grandes compañías eléctricas, con Endesa, Iberdrola y Gas Natural a la cabeza, llevan varias semanas apretando al Gobierno hasta tal punto que han conseguido derivar la reforma a Moncloa. Las empresas están hartas de los ministerios implicados: Industria y Hacienda.

El primero, porque no ha contado con nadie del sector para dar forma a la nueva normativa y quiere morder a sus cuentas de resultados. El segundo, porque está entorpeciendo los planes de Industria, incluso el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, podría tener intereses ocultos en el sector energético, más concretamente, en la industria termosolar, según señala La Gaceta.

No se pueden ni ver


Rajoy tiene ahora una doble papeleta que resolver. El conflicto con el sector eléctrico y la guerra entre Soria y Montoro. Industria acusa a Hacienda de retrasar las medidas fiscales, según fuentes cercanas al Gobierno. En Hacienda se escudan en que se trata de una serie de medidas complicadas de implementar. Fuentes del ministerio aseguran que la complejidad está en cumplir la normativa europea. “Algunos casos de la propuesta de Industria son difíciles de encajar”, explican.

Las diferencias son evidentes entre ambos ministerios aunque de cara a la opinión pública intentan normalizar la situación. Las empresas eléctricas no están para bromas y menos cuando hay tanto dinero en juego. Eso es lo que le han dicho a Rajoy, o toma cartas en el asunto o las consecuencias pueden ser muy graves.

La baza empresarial

Rajoy sabe que está en su peor momento. La imagen del Gobierno está por los suelos y unas medidas tan fuertes contra el sector energético podría dificultar aún más la penosa situación económica de España. Más paro y menos actividad es lo que se encontrará el Gobierno, según todas las voces del sector.

Esta es la baza que juegan las empresas. La semana pasada, el consejero delegado de Endesa, Andrea Brentan, aseguró que confían en que el Gobierno finalmente no adopte el ajuste fiscal a la generación. De momento, están las espadas en todo lo alto, y la reforma, prevista para finales de junio ya lleva más de un mes de retraso.

Cercano a Soria

Los días pasan y van en contra del Gobierno. Rajoy lo sabe y seguramente no pase del próximo viernes para anunciar la reforma energética. Fuentes del sector aseguran que Montoro está jugando con fuego y Rajoy está cansado de los continuos problemas que está generando el ministro de Hacienda. Tanto que tiene muchas papeletas para salir del Ejecutivo en la primera crisis de gobierno. “El presidente es más cercano a las tesis de Soria”, según estas mismas fuentes.

Ahora, todo apunta a que la tasa a la generación será la misma para todas las fuentes de energía, algo del agrado de las grandes compañías que veían agravios comparativos entre la nuclear e hidráulica con la termosolar. El viernes, la solución, o no.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad