Los altos cargos del Estado sólo podrán usar tarjetas en el exterior

stop

CONTROL DE GASTOS

La vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.

Madrid , 04 de marzo de 2015 (22:06 CET)

Los altos funcionarios del Estado dejarán de tener tarjetas de crédito públicas para pagar gastos de representación. El Presidente del Gobierno, los ministros, secretarios de Estado, directores generales, subsecretarios e incluso los directores de los organismos públicos y puertos tendrán que pagar sus gastos en efectivo y justificarlos ante sus organismos. Sólo se admitirán algunas excepciones con los viajes al exterior.

La nueva ley reguladora del ejercicio del alto cargo de la Administración General del Estado, que fue aprobada este miércoles en la comisión del Senado, prohíbe de raíz de uso de las tarjetas de crédito con el propósito de evitar usos excesivos e indebidos. La normativa deberá ser ratificada la próxima semana en el pleno y posteriormente en el Congreso, donde el PP la aprobará por mayoría absoluta.

"A partir de ahora, quedan abiertas dos posibilidades: o el alto cargo adelanta el dinero y luego, previa justificación, se le reintegran los gastos o solicita una cantidad de dinero con anterioridad y luego presenta los justificantes", explica a este medio Gonzalo Piñeiro (PP), presidente de la comisión constitucional de la nueva ley.

Excepciones sólo en el exterior

Los legisladores han entendido que en algunos viajes al exterior se podría justifica el uso de la tarjeta de crédito pero bajo un control posterior. Entienden que en un viaje oficial, ya previamente notificado y aprobado, podría facilitarse el uso de tarjetas de crédito.  

El artículo 8 de la ley, que no ha sido modificado en su trámite parlamentario, establece que "La Administración no pondrá a disposición del alto cargo tarjetas de crédito con el objeto de que sean utilizadas como medio de pago de sus gastos de representación. Excepcionalmente, cuando el alto cargo desarrolle sus funciones en el extranjero y previa acreditación de las circunstancias extraordinarias que lo hagan imprescindible, podrá autorizarse su utilización, sometida al correspondiente control administrativo".

La molestia de Visa y MasterCard

El artículo ha encendido a las empresas de tarjeta de crédito. Visa y MasterCard se han reunido con los impulsores de la iniciativa para mostrar su rechazo y para advertir que el regreso al papel ocasionará mayor opacidad y un gasto administrativo más elevado por la mayor complejidad que implica.

"Todo el mundo es consciente de que el regreso a los métodos de pago en efectivo es una medida inconveniente y un paso atrás", explica la directora general de Visa en España, Carmen Alonso. "Ésta es una medida que preocupa a la industria de medios de pago, pues dicha referencia podría entenderse como una discriminación al uso de las tarjetas", explican desde MasterCard.

Las CCAA y ayuntamientos seguirán igual

El presidente de la comisión que estudia la normativa en el Congreso explica que ha escuchado a los representantes de los medios de pago electrónicos pero aseguró que la decisión ya está tomada. Ningún grupo de la oposición en el Senado objetó la eliminación de las tarjetas de crédito. El PSOE e IU han presentado una enmienda a la totalidad, que ha sido rechazada, por considerar que las medidas de control de la nueva ley no son suficientes.

Las comunidades autónomas y los ayuntamientos continuarán disponiendo de las tarjetas para todo tipo de viajes. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad