Madrid creó un ayuntamiento paralelo con el abuso de trabajadores eventuales

stop

INVESTIGACIÓN MUNICIPAL

La ex alcaldesa de Madrid, Ana Botella.

Madrid , 16 de junio de 2015 (22:51 CET)

El Ayuntamiento de Madrid creció de forma descontrolada con la duplicación de cargos, departamentos y funciones que engordaron la pesada estructura municipal con más de 29.000 trabajadores. El crecimiento exponencial del gobierno municipal se hizo a través de trabajadores eventuales y cargos de confianza, especialmente desde la llegada de Alberto Ruiz Gallardón a la alcaldía en 2003, según han denunciado los trabajadores y sindicatos al nuevo gobierno de Ahora Madrid.

El propio director de Recursos Humanos reconoció en noviembre de 2013 que la estructura de algunos departamentos del gobierno municipal estaban sobredimensionados y recomendó al equipo de Alberto Ruiz Gallardón la revisión de los cargos y funciones en los departamentos con exceso de personal que estaban experimentando los primeros conflictos por la duplicidad de funciones y por la falta de definición de las responsabilidades.

El director de Recursos Humanos elaboró un informe a raíz de las denuncias de acoso de un grupo de trabajadoras en el departamento de Comunicación. El informe, al que ha tenido acceso este diario, recomendaba al gobierno municipal delimitar las funciones y elaborar un organigrama detallado para evitar mayores fricciones.

Pero el equipo primero de Ruiz Gallardón y luego de Ana Botella hicieron caso omiso de las recomendaciones del director. Los responsables de Ahora Madrid han prometido investigar las estructuras internas del Ayuntamiento para detectar posibles abusos y la alcaldesa Manuela Carmena ha tomado la decisión de prescindir de la figura de jefe de Prensa. Carmena ha enfrentado las primeras entrevistas como alcaldesa sin ningún asesor.

Estructura insostenible

El gobierno local llegó duplicar la estructura de su departamento de Comunicación al ingresar a más de 14 eventuales en puestos clave. La estructura cuenta con 59 periodistas y cargos de confianza que no tienen ni experiencia ni la licenciatura, según explican los sindicatos. "Hay un jefe de la sección de televisión, cuando esa sección no existe. También hay dos técnicos de radio que no hacen absolutamente nada", explica Alejandra Acosta, periodista y funcionaria del Ayuntamiento de Madrid que ha llevado el caso a los juzgados.

La plantilla genera un gasto de 3 millones de euros en sueldos, según ha podido saber este diario. Pero la mastodóntica estructura trasciende más allá de los muros del Palacio de Cibeles. Por si el equipo no fuera suficiente, el Ayuntamiento tiene subcontratadas a empresas externas para que se encarguen de hacer la recopilación de las noticias aparecidas en la prensa, radio y televisión relacionadas con el Ayuntamiento. También está subcontratada otra empresa para la elaboración de los videos que se publican en la web.

Investigación policial

La jefa de Prensa de Ana Botella, Elena Sánchez, se recolocó en Televisión Española semanas antes de las elecciones municipales. El departamento, ubicado en la tercera planta del Palacio de Cibeles, fue intervenido la semana pasada por la Guardia Civil que impidió la entrada y salida de personal del departamento durante las inspecciones. La Unidad Central Operativa, UCO, buscaba documentación relacionada con la trama Púnica.

El sindicato Somos Sindicalistas, segundo en la Agencia Tributaria del Ayuntamiento, también denuncia que los trabajadores temporales dan órdenes a funcionarios y dirigen departamentos, algo prohibido por el Estatuto Básico del Empleado Público. Los cargos de confianza sólo pueden realizar trabajos de asesoría, según denuncian los funcionarios. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad