stop

Maria Eugènia Gay fracasa en el intento de obtener apoyos en los colegios de abogados españoles para su comisión de mediación sobre el conflicto catalán

Josep Maria Casas

Economía Digital

María Eugènia Gay en la reunión que mantuvieron los miembros de la comisión de mediación con el presidente Carles Puigdemont en la Generalitat el 6 de octubre pasado. /EFE

Barcelona, 27 de octubre de 2017 (04:55 CET)

La decana del Colegio de Abogados de Barcelona, Maria Eugènia Gay, impulsó después del referéndum la llamada “comisión independiente de mediación, diálogo y conciliación” sobre el conflicto político catalán. Se sumaron las dos grandes centrales sindicales, algunas patronales catalanas e, incluso, el Barça. Sin embargo, no ha conseguido sentar a los protagonistas del conflicto en ninguna mesa ni ha recibido el apoyo de otras organizaciones de abogados que no sean catalanas.

Cuando el 4 de octubre pasado se constituyó la comisión, Gay anunció que había propuesto a su homóloga madrileña, Sonia Gumpert, la creación de otra comisión. La intención era que funcionasen en paralelo, una en Madrid y otra en Barcelona, pero con el objetivo común de fomentar el diálogo entre los gobiernos de Carles Puigdemont y Mariano Rajoy. La decana Gumpert recibió la propuesta pero la realidad es que no ha creado ninguna comisión.

Fuentes del Colegio de Abogados de Madrid confirman que “no se ha promovido comisión alguna”. Además recuerdan que “cualquier postulado de eventual mediación debe hacerse con absoluto respeto a la ley”. Difícilmente ningún colegio de abogados colaborará con la iniciativa mediadora de la decana Gay después de que el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) la situara fuera de sus competencias.

En un informe emitido este 23 de octubre, el CGAE advierte que los colegios de abogados no pueden mediar entre administraciones públicas. Más aún si se trata de “conflictos entre órganos políticos y constitucionales”. Así se ha pronunciado el consejo que preside Victoria Ortega a raíz de la denuncia de un centenar de abogados barceloneses que habían planteado segregarse de su colegio. El CGAE no ha autorizado la segregación, pero ha censurado a Gay por crear la comisión, que es uno de los motivos que provocaron su queja.

Desde el Colegio de Abogados de Barcelona se señala que la comisión nunca se ha ofrecido como mediadora en el conflicto catalán. Insisten en que su papel es apelar al diálogo entre las partes.

Medidas judiciales

Ramon de Veciana, promotor de la denuncia ante el CGAE, insiste en que Gay ha intentado “legitimar” la hoja de ruta hacia la independencia al impulsar la comisión de mediación. Los firmantes de la denuncia estudian medidas deontológicas y judiciales para obligar a su colegio a abandonar la comisión.

La abogada Vanessa González, una de las rivales de Gay en las elecciones al decanato del pasado junio, presentó hace unos días un contencioso para liquidar la comisión. Argumenta que los estatutos del colegio barcelonés no contemplan la posibilidad de mediar en conflictos políticos. Como medida cautelar pidió la retirada del colegio. El Juzgado contencioso número tres de Barcelona ha denegado la medida cautelar solicitada.

Maria Eugènia Gay: no encuentra apoyos para la mediación catalana entre los abogados españoles

El grupo de entidades liderado por Gay puso como condición a los gobiernos de Puigdemont y Rajoy que no emprendieran acciones unilaterales –en referencia a la declaración de independencia y a la aplicación del artículo 155- y que se retiraran las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado desplazadas con motivo del referéndum. Ni los agentes de la Policía Nacional ni los de la Guardia Civil se han retirado. Este viernes se decidirá en el parlamento catalán y en el Senado si se declara la DUI y si se aplica el 155. La comisión impulsada por Gay se puede quedar de sopetón sin las condiciones previas que exigió para iniciar el diálogo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad