Mas-Colell ultima unos presupuestos para llegar a finales de 2015

stop

ANUNCIO EN EL PARLAMENT

Mas-Colell y Artur Mas./EFE/Toni Albir

09 de octubre de 2013 (12:17 CET)

Los presupuestos de 2014 son de suma importancia para el President Artur Mas. Después de la prórroga realizada para las cuentas de 2013, el Govern de CiU no puede ofrecer, de nuevo, un gesto de extrema debilidad, como le recordó este martes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al reprocharle que era un Ejecutivo sin presupuestos. Pero Mas, que esta vez contará con el apoyo de Esquerra Republicana, quiere aprobarlos con más garantías, si cabe. Desea que puedan servir hasta finales de 2015.

¿Cómo? El conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, ha afirmado este miércoles que el Govern aprobará los presupuestos de 2014 y los entregará en el Parlament el 29 de octubre. Esquerra Republicana los aprobará, pese a rechazar que el objetivo de déficit deba ser el 1%, como le ha fijado el Gobierno español a todas las autonomías.

Rechazo frontal del PP

El secreto, según fuentes conocedoras de CiU y de ERC que están negociando las cuentas, es que se elaborará con determinadas partidas que puedan permitir una prórroga posterior, y servir, por tanto, para 2015. Eso quiere decir que Mas puede tener garantizado entrar en el último tramo de la legislatura, y convocar elecciones a lo largo de 2015, porque el Govern es plenamente consciente de que no tendrá otra salida, después del rechazo frontal que ya tiene por parte del Gobierno de Mariano Rajoy para convocar la consulta soberanista en 2014.

Porque de lo que se trata ahora, en la política catalana, es de establecer muy bien “el calendario político”, como asegura una fuente de CiU.

ERC, en el Govern

Con la aprobación de los presupuestos, y con el compromiso por parte de Artur Mas de fijar la fecha y la pregunta de la consulta antes de que acabe el año, tal y como lo ha acordado con el presidente de ERC, Oriol Junqueras, los republicanos entrarían en el Ejecutivo en los primeros meses del próximo año.

Y ese año, ahora sí con presupuestos, que supondrán un nuevo ajuste para todos los departamentos de la Generalitat cercano a 2.000 millones, está marcado por la tensión política con el Gobierno central. Sin consulta, cuando se aproxime el final del año, Mas comenzará a pensar en elecciones, supuestamente de carácter plebiscitario. Y prorrogaría los presupuestos de 2014 para poder encarar el nuevo año electoral.

Por ello, las cuentas que presente Mas-Colell el 29 de octubre son determinantes. Le permiten a Mas, por lo menos, ganar algo de tiempo, que, en política, es siempre lo más valorado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad