Mas, forzado a explicar el asunto de las comisiones del 3% de CDC en el Parlament

stop

ELECCIONES CATALANAS

Artur Mas y Oriol Junqueras, en una imagen de archivo

Barcelona, 31 de agosto de 2015 (14:23 CET)

El tiro por la culata. El president Artur Mas anunció, de forma voluntaria, que explicaría el por qué del adelanto electoral, el 27 de septiembre, en el Parlament. Será este miércoles, 2 de agosto. Pero acabará "dando cuenta", en palabras del coordinador generales de Convergència, Josep Rull, del asunto de las supuestas comisiones del 3% cobradas por el partido, tras encargos de obras públicas a la empresa Teyco.

Rull ha explicado en la sede del partido que Mas "dará cuentas de todo aquello que se le pregunte", en la Diputación Permanente del Parlament, habilitada para este martes. Pero la respuesta llega después de la petición de dos grupos parlamentarios, PSC e ICV-EUiA, que la han registrado este mismo lunes. También Ciutadans se ha añadido a la petición, con el objeto, según su diputada Inés Arrimadas, de que "dé la cara ante los catalanes".

"Los priemros que debemos responder somos nosotros", ha asegurado Rull, con la idea de ofrecer la máxima transparencia.

Corrupción y carta de González

En esa comparecencia, Mas tratará de justificar la convocatoria electoral, que llegó después de un acuerdo entre CDC y ERC, para convertir unas elecciones autonómicas en un plebiscito sobre la independencia de Cataluña.

El caso es que el registro policial del pasado viernes, en la sede de la fundación de CDC, la Catdem, y la propia sede del partido, ha propiciado un debate interno en la candidatura independentista de Junts pel Si, porque Esquerra ha pedido explicaciones, y también el cabeza de lista, el ex dirigente de ICV, Raül Romeva.

La supuesta corrupción en el partido de Artur Mas, tras las detenciones de miembros de la familia Sumarroca a finales del mes de julio, ha entrado en la campaña electoral, aunque en las últimas horas la polémica se ha centrado en el artículo de Felipe González en El País, como "carta a los catalanes". El movimiento independentista ha cargado contra el ex presidente del Ejecutivo español, al entender que "ha insultado a los catalanes, con exabruptos impresentables", según Rull.

El objeto de la polémica es un fragmento de la carta de González: 

Los años treinta

"Si la reforma de la ley electoral catalana no ha podido aprobarse porque no se da la mayoría cualificada prevista en el Estatuto, ¿cómo se puede plantear en serio la liquidación del mismo Estatuto y de la Constitución en que se legitima, si se obtiene un diputado más en esa lista única de rechazo? ¿Cómo el presidente de la Generalitat va en el cuarto puesto, como si necesitara una guardia pretoriana para violentar la ley?

Es lo más parecido a la aventura alemana o italiana de los años treinta del siglo pasado. Pero nos cuesta expresarlo así por respeto a la tradición de convivencia de Cataluña. El señor Mas sabe que, desde el momento mismo que incumple su obligación como presidente de la Generalitat y como primer representante del Estado en Cataluña, está violando su promesa de cumplir y hacer cumplir LA LEY. Se coloca fuera de la legalidad, renuncia a representar a todos los catalanes y pierde la legitimidad democrática en el ejercicio de sus funciones".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad