Mas: “Se ha perdido una oportunidad histórica de entendimiento con España"

stop

TRAS LA REUNIÓN EN LA MONCLOA

Manel Manchón

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy (d), y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, durante su reunión en La Moncloa
El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy (d), y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, durante su reunión en La Moncloa

20 de septiembre de 2012 (14:11 CET)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado, tras su reunión con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que “se ha perdido una oportunidad histórica” de entendimiento con España, y que, lejos de iniciar un posible acuerdo sobre el pacto fiscal, el jefe del Ejecutivo español sólo le ha ofrecido un “ir tirando día a día” que no colma las aspiraciones de Catalunya.

Con un tono pausado, y desde la sede del Govern de la Generalitat en Madrid, Mas ha llegado a concretar más su posición cuando ha hablado en castellano que en catalán. Lo ha hecho para dejar claro, a su juicio, que Catalunya ha apostado durante muchos años por la total transformación de España, con “esfuerzos inmensos”, pero que no ha visto la misma voluntad por parte de los gobiernos españoles.

Ante esta situación, Mas ha dado a entender que Catalunya seguirá su camino “un camino europeo”, sin romper los puentes con España, ya sea “dentro o con” el Estado español.

Sin acuerdo fiscal, el president Artur Mas se ha emplazado a tomar una decisión “en los próximos días” coincidiendo con el pleno sobre política general en el Parlament.

La idea de fondo es que ya no tiene sentido alargar la legislatura, que se inició con el objetivo del pacto fiscal. Las elecciones, previsiblemente para finales de noviembre, marcarán el futuro de Catalunya.

Pero el president Mas ha tratado de ser muy prudente. Pese a sus palabras, que dejan muy claro que desea iniciar “un nuevo proyecto” para Catalunya, el mandatario catalán quiere ver cuál es la posición de cada grupo parlamentario.

Respuesta lacónica de Rajoy

Y en el debate de política general en el Parlament, que se inicia el próximo martes, se decidirá qué estrategia es la mejor. Mas, en cualquier caso, está dispuesto a convocar elecciones, y ver el peso de cada fuerza política para mantener, intensificar o reorientar el proyecto soberanista.

La respuesta por parte de Mariano Rajoy ha sido lacónica, precisa y a través de un comunicado difundido por Moncloa. El pacto fiscal, el concierto económico, “no es compatible con la Constitución, que todos los gobernantes están obligados a cumplir”, se asegura.

Rajoy recuerda que la Generalitat ha pedido acogerse al Fondo de Liquidez Autonómico, para hacer frente a los próximos vencimientos de la deuda, “por una cantidad superior a los 5.000 millones de euros”, en una alusión diáfana a la situación de la administración autonómica catalana, para remachar que la prioridad es afrontar la crisis económica.

El presidente del Gobierno sí se ofrece, sin embargo, a mejorar el sistema de financiación autonómica, un paso que Mas ha visto totalmente insuficiente.

Ante esta situación se agota la capacidad de maniobra de todos los actores. Los empresarios, que se habían mostrado a favor de apoyar a Mas en la cuestión del pacto fiscal, se quedan ahora sin argumentos.

Mas sigue su camino.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad