Jaume Roures en una rueda de prensa en París, Francia, el 21 de octubre de 2020.  | EFE/EPA/IL/Archivo

Mediapro pidió ayuda a Madí para cobrar 800.000 euros a TV3 por un documental del 'procés'

stop

El 'número dos' de Jaume Roures llamó a David Madí, detenido este miércoles por la Guardia Civil, para "buscar una solución" a la factura de 800.000 euros

Barcelona, 29 de octubre de 2020 (13:51 CET)

Mediapro valoró en 800.000 euros la "trilogía" documental sobre el procés que produjo entre 2017 y 2018, y que TV3 emitió en diciembre de 2018 en prime time. Pero la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), propietaria de la televisión autonómica catalana, tenía problemas de financiación, por lo que la productora de Jaume Roures buscó la interlocución de un tercero (David Madí) para "buscar una solución" a la elevada factura del documental.

Así consta en el en el auto del juzgado de instrucción número 1 de Barcelona que ordenó las diligencias de este miércoles por las que la Guardia Civil detuvo a 21 personas por el presunto desvío de fondos del entorno independentista. 

Conversaciones telefónicas interceptadas por la Policía Judicial de ese cuerpo policial desvelan contactos entre Mediapro y David Madí, antiguo hombre de confianza de Artur Mas y uno de los detenidos en la operación.

Madí abandonó oficialmente la actividad política en 2010, cuando Mas llegó a la presidencia de la Generalitat, pero desde entonces ha mantenido influencia en la sombra en la política catalana, como sugiere el resumen de indicios de criminalidad elaborado por la Guardia Civil. Así las cosas, habría aprovechado su ascendencia y buscado favores políticos en pleno procés.

Pero el exdirigente de Convergència también habría servido como puente entre intereses de terceros y la administración catalana. Ejemplo de ello sería, según la Policía Judicial, que Tatxo Benet —socio de Roures en Mediapro; ambos gestionan la productora— le llamó en 2018 para comentarle sobre el problema que tenían con TV3 dadas las dificultades de CCMA para pagar 800.000 euros por los tres documentales producidos sobre el procés.

La intervención telefónica sugiere que "Madí y Roures estaban haciendo temas importantes en materia de comunicación", dice el informe policial, señalando que "es relevante que Tatxo Benet, de Mediapro, hubiese llamado a David Madí para explicarle los problemas de financiación de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals". En esa conversación, se habrían sugerido contactos con la administración para "buscar una solución" a este asunto.

En otra parte de las conclusiones, los investigadores insisten: Madí "es interpelado por Taxto Benet, de Mediapro, para que TV3 abone 800.000 euros por un documental sobre el procés".

TV3 pagó 140.000 euros a Mediapro, según CCMA

La "trilogía" del procés de Mediapro que TV3 emitió desde mediados de diciembre de 2018 se llama Causa Especial 20907/2017 y consta de un documental sobre el 1-O, otro sobre los registros policiales de la Consejería de Economía y uno final relativo al juicio que entonces seguía en curso y que en octubre de 2019 acabó con la condena de hasta 13 años de cárcel a nueve dirigentes catalanes involucrados en el referéndum ilegal de 2017.

La entonces diputada del PP en el Parlament de Cataluña, Andrea Levy, preguntó a la CCMA por el coste de esas emisiones. El ente público propietario de TV3 respondió que los primeros dos documentales costaron 40.000 euros cada uno a la televisión autonómica, que a su vez desembolsó otros 60.000 euros por la tercera producción. En total, la "trilogía" costó 140.000 euros a la CCMA, según la respuesta del propio Vicent Sanchis, director de TV3.

Una compra "de gran interés"

El portal de transparencia de la CCMA da fe de estas cifras y señala que estos 140.000 euros fueron transferidos a Mediapro entre enero de 2018 y el mismo mes de 2019.

Además, la respuesta que dio entonces Sanchis da a entender que TV3 no pidió a Mediapro estos documentales, sino que la productora de Roures y Benet los hizo por cuenta propia y después los ofreció a la televisión pública, que los compró por considerarlos "de gran interés".

La línea editorial de los documentales se entiende por las declaraciones que Roures hizo cuando se estrenó la primera pieza. "La sentencia ya está escrita", aseguraba casi un año antes de que el Tribunal Supremo la anunciara, de forma que la producción tenía el propósito de "desmontar el mito" de que la causa del procés estaba en manos de "un tribunal objetivo". Un guionista de las piezas añadió que la justicia española era "un instrumento de venganza".

En aquel intercambio con Sanchis, la citada diputada del PP recordó que Mediapro prestó el 1-O al Govern de la Generalitat su edificio en la Diagonal barcelonesa para izar un centro de prensa, desde el que los dirigentes independentistas anunciaron los resultados del referéndum ilegal.

Es decir, que Roures y Benet tanto auxiliaron al Ejecutivo de Carles Puigdemont como documentaron lo acontecido para después cobrar por ello a TV3.

Hasta ahora, se sabía que la CCMA había pagado 140.000 euros por estos documentales. Pero el nuevo golpe policial al procés apunta a que Mediapro pedía hasta casi seis veces ese monto y que, al ver que TV3 tenía "problemas de financiación", pidió a Madí que intercediera para resolver a su favor.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad