stop

Sergio Lerma desaparece de los órganos de administración de la constructora madrileña, investigada por sus relaciones con la antigua Convergència

Josep Maria Casas

Economía Digital

Josep Manuel Bassols (izquierda) en compañía de su abogado cuando declaró en el juzgado de El Vendrell en febrero pasado. Era el delegado en Cataluña de Oproler y esposo de la excomisionada de transparencia del gobierno de Artur Mas. EFE/Jaume Sellart

Barcelona, 02 de junio de 2017 (08:00 CET)

Sergio Lerma ha desaparecido de los órganos de administración de Oproler Obras y Proyectos, una constructora madrileña investigada en el caso del 3% sobre la supuesta financiación ilegal de Convergència (CDC). Lerma era la cara visible de la constructora y su administrador único. Fue detenido en la operación Petrum.

Oproler cuenta ahora con una nueva cúpula. En realidad, se ha substituido al administrador único –la empresa Oniler, representada por Lerma- por un consejo de administración presidido por Enrique Quevedo, que ya estaba vinculado a la compañía. Los cambios se han publicado este jueves en el boletín del Registro Mercantil de Madrid.

Lerma ha desaparecido del nuevo consejo de administración de Oproler. No obstante, continúa figurando como administrador único de Oniler, que ostenta la totalidad de las acciones de la constructora. Oniler tiene su sede social en la Torre Mapfre de Barcelona.

Donaciones a las fundaciones convergentes

El nombre de Sergio Lerma se ha mencionado repetidamente en la prensa en relación con el caso del 3%. Según las filtraciones periodísticas vertidas en diversos medios, en 2010, Lerma donó 17.000 euros a dos fundaciones afines al partido de Artur Mas: Catdem y Fòrum Barcelona.

El Mundo reveló que, de los correos electrónicos que se obtuvieron del ordenador de Lerma, este se reunió con el dirigente convergente Germà Gordó en compañía de otro empresario, Jordi Soler, del Grupo Soler. Precisamente, estas dos constructoras constituyeron una unión temporal de empresas a la que la Generalitat adjudicó la construcción de un centro de atención primaria en Mataró (Barcelona). El coste de las obras se elevó a 6,6 millones de euros. El citado rotativo informó en marzo pasado que la Guardia Civil investigaba las relaciones de Oproler con el Teatro Real y el hospital Príncipe de Asturias de Madrid.

Entre los detenidos de la operación Petrum también se encontraba Josep Manuel Bassols, delegado de Oproler en Cataluña. Bassols es un exdirigente convergente próximo a Carles Puigdemont y esposo de Núria Bassols, a la que el anterior gobierno de Artur Mas nombró comisionada de transparencia.

Este diario se dirigió este jueves a la sede de Oproler en Madrid para recabar la versión de Lerma y de la compañía sobre los cambios en su cúpula. No se facilitó ninguna información.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad